Médicos se oponen a instalación de laboratorio de primates en Puerto Rico

 

Médicos se oponen a instalación de laboratorio de primates en Puerto Rico

 

La importación y crianza de monos en Puerto Rico, representa un riesgo desde la óptica salubrista, además de que el uso de primates no humanos para la experimentación significa un retroceso para la ciencia, cuyas nuevas tendencias apuntan a que las pruebas deben centrarse en humanos. Notiuno

 

 

 

 

Publicado el sábado 25 de julio del 2009 |

 

 

La importación y crianza de monos en Puerto Rico, representa un riesgo desde la óptica salubrista, además de que el uso de primates no humanos para la experimentación significa un retroceso para la ciencia, cuyas nuevas tendencias apuntan a que las pruebas deben centrarse en humanos.

 

Tal afirmación se desprende de las declaraciones de la doctora Hope Ferdowsian, directora de Política de Investigación del Physicians Committee for Responsible Medicine, quien junto a Nedim Buyukmihci, profesor emérito en Medicina Veterinaria de la Universidad de Californio-Davis, ofreció argumentos por los cuales la empresa Bioculture no debe establecer facilidades para la crianza de monos macacos en Guayama.

 

Ambos expertos expusieron las razones por las cuales resultaría contraproducente para la isla albergar una instalación como la que se pretende construir en la ciudad Bruja, en una conferencia auspiciada por la Comisión Especial sobre los derechos de los animales del Colegio de Abogados de Puerto Rico.

 

“La importación y crianza de monos macacos provoca serias preocupaciones salubristas. Estos monos pueden transmitir enfermedades que afectan a los humanos, tales como hepatitis, influenza, Ébola, fiebre amarilla y tuberculosis”, dijo Ferdowsian.

 

Señaló además que los monos que ingresan a territorio de los Estados Unidos permanecen 31 días en cuarentena. No obstante, se ha demostrado que en un 77% los primates han dado positivo a pruebas de hepatitis después del período de cuarentena.

 

Ferdowsian expresó preocupación sobre la disposición que la empresa Bioculture hará de la orina, las heces fecales, la sangre, otros fluidos, así como los cuerpos de estos animales, e indicó que generalmente se utilizan incineradores que liberan gases perjudiciales a la salud.

 

Los incineradores liberarían  carcinógenos y toxinas neurológicas como dioxinas, mercurio metílico y arsénico, que pudieran concentrarse en cosechas y cuerpos de agua cercanos.

 

Desórdenes inmunológicos e incremento en padecimientos cardiovasculares y respiratorios son padecimientos relacionados a la inhalación de emanaciones provenientes de los incineradores.

 

“Los estudios sobre estos incineradores demuestran que los problemas de salud ocasionados a las comunidades cercanas incluyen daño a los nervios, defectos de nacimiento, daño cerebral y distintos tipos de cáncer”, dijo.

Antes de finalizar su intervención, Ferdowsian enfatizó que las tendencias científicas apuntan a que la experimentación en animales no arroja resultados confiables.

 

“El uso de primates no humanos en experimentos es un paso hacia atrás en la investigación científica. Estudios cuestionan la calidad y utilidad de los experimentos con animales, señalando que consistentemente fallan en predecir la seguridad y efectividad en los humanos de las drogas investigadas con monos”, destacó.

 

A manera de ejemplo citó un análisis reciente que demostró que más de 80 vacunas para contrarrestar el VIH que probaron ser seguras y efectivas en primates, fracasaron en humanos. Incluso, una de ellas pareció aumentar el riesgo de contraer el virus.

 

Por su parte, el doctor Buyukmihci arremetió contra la empresa Bioculture, y catalogó de ignorante su gerencia por asegurar que no existe riesgo alguno de que los monos criados en las facilidades que se pretenden construir en Guayama, escapen de su cautiverio.

 

“Las declaraciones del representante de Bioculture de que la probabilidad de que un mono escape es cero, es deshonesta o ignorante. Los monos y otros primates no humanos, como los chimpancés, han escapado de las instalaciones más sofisticadas del mundo en términos de seguridad”, comentó.

 

El catedrático señaló además que los monos macacos cuando se encuentran fuera de su habitat, se tornan extremadamente invasivos y destructivos, factor que podría agravarse porque en Puerto Rico no existe predador natural para esa especie, lo que podría ocasionar un crecimiento desmedido de la población de primates.

 

“Las autoridades en Puerto Rico están repitiendo el mismo error del pasado al permitir que especies no nativas se puedan establecer aquí con todo el potencial de devastación que podría ocurrir”, sentenció.

 

Por su parte, la portavoz de la Comisión Especial sobre el derecho de los animales del Colegio de Abogados, Cindy Badano, exhortó al gobierno a escuchar la opinión de los expertos y no de los que desean instaurar el proyecto en Guayama.

 

AnimaNaturalis y Animal Defender International han lanzado una campaña para que se regule y finalice con la experimentación con primates en la Unión Europea. Más detalles de la campaña y qué puedes hacer tú, en este enlace.

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Animalistas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s