La sequía reduce a la mitad el volumen de agua de las cataratas del Iguazú

 

7/5/2009 02:06 h IMAGEN INSÓLITA

 

La sequía reduce a la mitad el volumen de agua de las cataratas del Iguazú

 

 

Las cataratas del Iguazú, vistas desde el lado brasileño, ayer. Foto: AFP / C. RIZZI

 

EFE

RÍO DE JANEIRO

La fuerte sequía que afecta al sur de Brasil ha reducido a la mitad el agua de las cataratas del río Iguazú. El fenómeno ha dejado a la vista gran parte de sus paredones y hasta la basura acumulada en el fondo de las cascadas.

 

Según los datos suministrados ayer por la administración del Parque Nacional del Iguazú en Brasil, la prolongada falta de lluvias en el sur del país ha mermado el volumen de agua que cae por las cataratas de los 1,2 millones de litros por segundo promedio en esta época del año a apenas 600.000 litros por segundo.

 

Ese volumen de agua es hasta cinco veces inferior al que se registra en los periodos de fuertes lluvias, cuando el enorme paredón que separa Brasil de Argentina queda totalmente cubierto por las aguas.

 

Pese a la sequía, el número de turistas permaneció estable en abril con respecto al mismo mes del año pasado, según la administración del parque nacional.

 

Las cataratas del Iguazú, en el estado de Paraná (sur de Brasil) y consideradas patrimonio ambiental de la humanidad por la Unesco, son observadas desde el lado brasileño por cerca de un millón de visitantes cada año, según las cifras del organismo, que se ha abstenido de citar el número de visitantes en los últimos días.

 

Más paredón que cascadas

 

Con la peor sequía vivida en el sur de Brasil en los últimos 80 años, el agua dejó de fluir por algunas de las 275 cascadas que componen las cataratas y que se extienden por cerca de 2,5 kilómetros. Actualmente, son más visibles los paredones que la cortina de agua.

 

La sequía ha llegado a tal punto que también ha dejado a la vista parte de la basura que se acumula en el lecho del río y que, según un reportaje divulgado hoy por la red Globo de televisión, está siendo retirada por voluntarios de una oenegé.

 

Los voluntarios, integrantes de una organización que promueve deportes extremos, han retirado varios kilos de basura acumulada, que va desde los desechos arrojados por las ciudades recorridas por el Iguazú hasta las pilas para cámaras fotográficas y las monedas que dejan caer los turistas.

 

La peor sequía en 80 años está dejando a las cataratas con poco nivel de agua, lo que deja al descubierto los murallones por donde antes corría el intempestuoso caudal. (AFP)

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medio ambiente. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s