Obama hereda el muro de Bush contra la fauna

 

Obama hereda el muro de Bush contra la fauna

 

El Congreso de EEUU se plantea paralizar la construcción de una kilométrica muralla a lo largo del límite con México para evitar la fragmentación de las reservas fronterizas

 

 

 

MANUEL ANSEDE – MADRID – 28/04/2009 07:00

 

El Congreso de Estados Unidos ya tiene sobre la mesa una propuesta de ley para detener la construcción de una kilométrica muralla de metal y alambre de espino en la frontera con México. La semana pasada, el congresista demócrata Raúl Grijalva presentó un proyecto legislativo para frenar este "muro dañino e irreal" que pretende atravesar Norteamérica, desde el Océano Pacífico hasta el Golfo de México, con la excusa de contener la inmigración ilegal y el tráfico de drogas.

 

La barrera, aprobada por el ex presidente George Bush en octubre de 2006, ya ha troceado algunos de los ecosistemas más inalterados del continente. El proyecto es tan salvaje desde el punto de vista medioambiental que, según las leyes del país, es ilegal. Para iniciar su construcción, el Congreso tuvo que permitir al Departamento de Seguridad Nacional que violara decenas de leyes ambientales, incluyendo el Acta de Especies Amenazadas y la de Aire Limpio. La propuesta de Grijalva, congresista por Arizona, pretende restablecer el orden legal, "ignorado" por la Administración Bush, y dar "un primer paso para preservar el patrimonio natural único de la región al mismo tiempo que se protegen las fronteras". La receta de Grijalva es más tecnología cámaras y satélites y menos alambre de espino.

 

"Un grave error"

 

Al margen de los aspectos sociales el presidente de México, Felipe Calderón, dijo en 2006 que el muro es "un grave error" que aumentará las muertes en la frontera, la empalizada de Bush ha sido fuertemente criticada por científicos y ecologistas a causa de sus efectos negativos sobre la fauna norteamericana. Según el biólogo Héctor Moya, del Instituto Nacional de Ecología (INE) mexicano, este muro impenetrable impedirá la migración y el intercambio genético entre las poblaciones de jaguar, lobo gris mexicano, ocelote y oso negro a ambos lados de la frontera. Todas ellas son especies protegidas. Y otros animales, como el berrendo, el bisonte americano y el borrego cimarrón también se verán seriamente afectados por el descuartizamiento de su hábitat.

 

"Ni siquiera existe un inventario o un listado de las especies que se verán afectadas"

 

En Una barrera a nuestro ambiente compartido, publicado por el INE, un grupo de especialistas de México y EEUU denuncia los vacíos de investigación que rodean el proyecto. "Ni siquiera existe un inventario o un listado de las especies que se verán afectadas", critica Moya en el estudio, que pide la paralización de la muralla y el establecimiento de grandes corredores verdes que unan a ambas naciones.

 

El movimiento contra el muro fronterizo, encabezado por la organización no gubernamental Defenders of Wildlife, está a la espera de que el nuevo presidente de EEUU abandone su ambigüedad sobre este asunto y muestre su postura. Como senador por Illinois, Obama votó a favor de la construcción de la barrera en 2005, pero como candidato a la presidencia exigió una revisión de la política fronteriza de Bush, apoyándose en sus impactos medioambientales.

 

"Creo que la clave es consultar a las comunidades locales, para ver si interesa comercial o medioambientalmente construir cualquier tipo de barrera", aseguró Obama el año pasado en un debate en Texas. Como presidente, todavía no ha abierto la boca sobre este asunto. Mientras, la construcción de la muralla continúa en el Valle del Río Grande, en Texas, y en el parque natural de Otay Mountain, en California.

 

El cerco de la extinción

 

El científico Rurik List, del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México, apunta otro argumento en contra de la barrera, no contemplado por sus promotores. "Ante el escenario de cambio climático se espera que cambie la distribución de muchas especies de flora y fauna, las cuales se desplazarán paulatinamente, pero si hay una muralla fronteriza durante un tiempo lo suficientemente largo, podría convertirse en el cerco de la extinción", sostiene.

 

"Si hay una muralla fronteriza, podría convertirse en el cerco de la extinción"

 

Los partidarios de la barrera, por su parte, se escudan en la permeabilidad de la frontera para exigir que se continúe su construcción. Según la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), el número de trabajadores sin papeles en regla que entró en EEUU a través de México se duplicó entre 1994 y 2003 hasta alcanzar un promedio de 500.000 personas cada año, que se mantiene en la actualidad.

 

Sin embargo, las cuentas no cuadran. En los últimos 14 años, según la FIDH, el Gobierno de Estados Unidos ha invertido unos 23.000 millones de euros en blindar la frontera con más muros y vigilantes, pero la inmigración irregular se ha duplicado. Y unas 4.000 personas han muerto desde 1996 al intentar cruzar la divisoria.

 

Los datos refrendan las conclusiones de un estudio realizado en 2008 por el Servicio de Investigación del Congreso: el levantamiento de nuevas barreras de acero en la frontera sólo consigue que los inmigrantes se cuelen en Estados Unidos por otros lugares más remotos. Pero los animales son menos inteligentes.

 

Las fotografías contra la muralla llegan al Capitolio

 

Los activistas en contra de la construcción de la muralla fronteriza quieren que la opinión pública obligue al Congreso de EEUU a detener inmediatamente las obras. Para ello, la Liga Internacional de Fotógrafos Conservacionistas envió a principios de año un equipo de fotógrafos y científicos a la frontera para elaborar “un registro de la vida silvestre, los paisajes y las comunidades humanas de los territorios cercanos a la frontera, así como del impacto que el muro fronterizo tiene o tendría en ellos”. Los congresistas estadounidenses serán los primeros en conocer los resultados de su expedición.

 

Mañana, se inaugurará, en el Capitolio de Washington, una exposición fotográfica que muestra la herida abierta por la barrera en las reservas naturales compartidas por México y EEUU. Los fotógrafos han recorrido el río San Pedro, el último con flujo natural en Arizona; los bajos del río Bravo, el área con mayor número de especies de aves en EEUU, y los pasillos migratorios de algunas de las especies más amenazadas en Norteamérica, como el jaguar, el ocelote y el lobo gris mexicano. En el estreno, estará el congresista Raúl Grijalva, autor de la propuesta de ley para detener la muralla.

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medio ambiente. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s