Abelló, Cortina, Corsini… Los empresarios controlan los oros de las cacerías

 

Abelló, Cortina, Corsini… Los empresarios controlan los oros de las cacerías

 

Publicado el 22-04-09 , por Ángel López Maraver

 

Las grandes fortunas de nuestro país emplean su tiempo libre y alivian su estrés con el arte de la caza. Son propietarios de grandes fincas en las que pujan por trofeos que alcanzan precios superiores a los 7.000 euros.

 

Poder, dinero y tierras van de la mano. Son los empresarios, banqueros y aristócratas quienes controlan la «alta sociedad» cinegética.

 

 

 

 

El ganadero Samuel Flores, el banquero Emilio Botín, los empresarios Alberto Alcocer, Alberto Cortina y Juan Abelló, aristócratas como el duque de Westminster, el mayor propietario de inmuebles del Reino Unido, el marqués de Valdueza o el conde de Finat son propietarios de las mayores fincas de caza de España, concentradas en su mayoría en Extremadura, Castilla-La Mancha y Sierra Morena, organizan exclusivas cacerías, tienen los mejores trofeos (animales con gran envergadura y grosor en sus cornamentas) y son experimentados tiradores.

 

La Garganta, en Ciudad Real, patrimonio del duque de Westminster con más de 12.000 hectáreas, es uno de los mayores latifundios de España. En él todos los años se abaten cientos de ejemplares de ciervos, de los que entre 40 a 50 son trofeos medalla de oro (máximo premio otorgado a la calidad de los trofeos de caza mayor)

 

En casa de Samuel Flores, El Palomar, en Albacete, donde habitan los mejores venados de España, Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, quien mantiene una gran afición a la caza y posee trofeos de gran calidad con récords nacionales e internacionales, ha sido invitado a cazar en multitud de ocasiones habiendo abatido allí, algunos de los mejores ciervos de España. Sin embargo, es Juan Abelló quien posee el récord nacional de dicha especie, cazado en las 3.000 hectáreas de esta finca. El ganadero también es propietario de otros cotos entre los que destaca, Los Alarcones.

 

En el mundo de las altas finanzas la forma de caza más practicada es el rececho (modalidad de caza donde se persigue cautelosamente al animal hasta dar con él para ser cazado) de grandes machos de ciervo, gamo, corzo, cabra montés (especie única en la Península Ibérica) y muflón, en época de celo.

Habitualmente los propietarios ofrecen de forma desinteresada a sus amigos la caza de grandes récords (máxima puntuación obtenida en el listado del Consejo Internacional de la Caza (CIC).

 

En ‘La Garganta’, patrimonio del duque de Westminster, se abaten más de 40 ciervos medalla de oro al año

 

En otras ocasiones venden los trofeos por cantidades que oscilan entre los 2.000 euros de un corzo medalla de oro y los 5.000 de un venado superior a los 190 puntos (a partir de los 180,99 son medalla de oro), otras especies varían entre estos precios.

 

Otra manera de cazar en estas fincas es a través de la tradicional montería española. Una modalidad de caza única en la Península Ibérica y practicada en casi todo el territorio nacional por más de 800.000 cazadores al año. En los últimos meses, políticos y jueces la han puesto de moda.

 

A estas cacerías se puede asistir por invitación. El propietario organiza el día de caza, que se convierte en un acto social donde se producen reuniones de compañeros de andanzas y negocios y el hecho de cazar pasa a un segundo plano.

 

Otras veces, el dueño de la finca vende una mancha (extensión de terreno que se va a cazar dentro de una finca) a una empresa especializada en organización de cacerías.

 

En el mundo de las altas finanzas las formas de caza más practicadas son el rececho y la montería

 

El empresario Antonio Mendizábal y su gestora Servicios Cinegéticos, Verde Caza, Gescaza, Producciones Cinegéticas y Sierra San Pedro SL, de la familia Higuero, son algunas de las compañías que organizan monterías en estas fincas. Estos grupos venden acciones para cazar varios días o puestos (lugar que ocupa el montero en la cacería) de una sola jornada que pueden alcanzar precios superiores a los 6.000 euros, pero las monterías no tienen por qué ser un producto de lujo.

 

Mucho más económicas son las celebradas en Reservas de Caza, Cotos Sociales y Parques Naturales gestionados por las Comunidades Autónomas. Este es el caso de Cijara en Badajoz o de Peñas Negrillas, en Ciudad Real. Con unos precios medios de 200 euros por puesto y día, y que se conceden tras un sorteo.

 

Otra forma de gestión de la caza es la que realizan las sociedades de cazadores, generalmente de carácter local y/o municipal, como sucede en la Puebla de Don Rodrigo, Ciudad Real. Aquí una acción con derecho a 17 días de caza cuesta en torno a los 4.000 euros, pero el número de animales a abatir es una incógnita.

 

Los grandes cazadores

 

Los españoles lideran, respecto a Europa, las primeras posiciones en el ranking europeo del Consejo Internacional de la Caza (CIC) y del Safari Club Internacional (SCI).

 

Los españoles lideran las primeras posiciones en el ránking europeo del Consejo Internacional de la Caza

 

Uno de los cazadores más conocidos es el difunto empresario Valentín de Madariaga y Oya, primer español en obtener el premio Weatherby (máximo galardón otorgado por la fundación Weatherby a cazadores con una excelente trayectoria cinegética) y considerado uno de los cazadores más importantes de los últimos años. Otros españoles galardonados con este premio son Enrique Zamácola y Ricardo Medem, dos grandes escopetas de nuestro país. También hay que citar a Nicolás Franco, presidente de honor del (CIC) y gran amante de la caza.

 

Los aristócratas Eduardo Figueroa y Alonso Martinez, conde de Yebes, ya fallecido, o el marques de Laula, Iñigo Moreno y Arteaga, son dos grandes escopetas de nuestro país.

 

Entre los políticos destaca Manuel Fraga Iribarne, presidente fundador del Partido Popular, gran aficionado a la caza mayor y menor y propietario del cuarto mejor trofeo de gamo matado en España. También mantienen afición a la caza Adolfo Suárez Illana y Francisco Álvarez Cascos, sin olvidar al ex ministro Fernández Bermejo, cuya última montería con el juez Baltasar Garzón provocó su dimisión en la cartera de Justicia.

 

Fraga Iribarne, presidente fundador del Partido Popular, posee el cuarto mejor gamo de España

 

Grandes asiduos a la actividad cinegética son los toreros Juan Antonio Ruiz Espartaco, Enrique Ponce (muy habitual en El Palomar), Jesús Janeiro Bazán Jesulín de Ubrique o Luís Francisco Esplá. También la practican escritores como Miguel Delibes y los periodistas Carles Francino o Antonio Pérez Henares Chani.

 

Cazadores menos conocidos son el cantante Patxi Andión, muy involucrado en la Real Federación Española de Caza (RFEC) o la vedette Norma Duval. El empresario abulense Manuel Silvela Silvela, propietario de un sinfín de trofeos de todas las especies de caza mayor europeas, la banquera Gloria March y Enrique Pérez-Castro, director médico de la clínica La Luz de Madrid y propietario de la finca Iniestares en la provincia de Jaén, también aparecen en la lista del CIC.

 

Los empresarios inmobiliarios que hicieron fortuna con el boom también son asiduos a las cacerías exclusivas, muchos han invertido importantes cantidades de dinero en ser cazadores.

 

Existe gran afición en las áreas rurales que se ha heredado de padres a hijos.

 

Por último, guardas de fincas como Emiliano Sánchez Álvarez han dedicado toda su vida a trabajar en la naturaleza y tienen un conocimiento del campo y los animales que los sitúa como los mejores cazadores.

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Caza. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s