Una red para proteger al águila imperial

 

CONSERVACIÓN | Proyecto de la Sociedad Española de Ornitología

 

Una red para proteger al águila imperial

 

 

 

Un ejemplar de águila imperial. | SEO/Birdlife

 

Rosa M. Tristán | Madrid

 

Actualizado miércoles 01/04/2009 09:40 horas

 

Una hembra de águila imperial ibérica (‘Aquila adalberti’) ya está incubando en el nido que puede verse, en directo en Internet, gracias a una cámara instalada por SEO/Birdlife en el Parque Nacional de Cabañeros. El macho está buscando la comida. Es una de las 253 parejas reproductoras contabilizadas en la Península Ibérica, un número que se quiere aumentar ahora con una Red de Custodia para que esta majestuosa ave deje de estar en la Lista Roja de especies vulnerables.

 

La Red, que ayer fue presentada por la sociedad ornitológica, dentro del programa Alzando el Vuelo, quiere implicar a un millar de municipios (en Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Madrid y Andalucía) en la protección de una especie que cruza sus cielos, pero que cuya supervivencia está amenazada por venenos, torres de alta tensión, cepos, caza furtiva y también por operaciones urbanísticas poco respetuosas con el medio ambiente en el que se mueve.

 

También se trata de movilizar a su favor a los propietarios de las fincas, como ya se ha hecho en la primera parte del proyecto en la comarca de Campo de Montiel (Ciudad Real). SEO/Birdlife les ayudará y asesorará en las mejoras que se pueden realizar para mejorar el hábitat e, incluso, el rendimiento cinegético de sus tierras.

 

La tercera pata de la red es la sensibilización en los centros educativos mediante talleres, concursos, charlas, y también a través de la web de la sociedad, donde ya está en activo la cámara de Cabañeros. Se estima que en dos semanas ya podrán verse las nuevas crías y se espera que tengan tan buena suerte como Altair, el polluelo que nació el año pasado.

 

"Queda mucho por hacer"

 

La nueva fase del programa durará tres años (hasta 2012) y cuenta con el apoyo de ADIF, la Obra Social de Caja Madrid y la Fundación Biodiversidad. La directora de esta última entidad, Ana Leyva, recordaba que «gracias a programas como éste y los de las comunidades autónomas se ha conseguido superar la barrera de las 200 parejas reproductoras, pero aún queda mucho por hacer».

 

En el balance de la primera fase del programa, iniciado en 2006, Eduardo de Juana, presidente de SEO/Birlife, recordó que el 70% de los hábitats del águila imperial ibérica están en propiedad privada y de ahí la importancia de los convenios firmados con 17 fincas, que suponen 12.000 hectáreas.

 

De Juana recordó que se han realizado 120 actuaciones, encaminadas fundamentalmente a acabar con los venenos, causantes de un centenar de muertes en los últimos 15 años, y las torres de alta tensión, que han electrocutado a 120 ejemplares en ese mismo periodo de tiempo.

 

Uno de los propietarios de Montiel participante en Alzando el vuelo, Juan Jiménez, consideró el balance «muy positivo, no sólo para la conservación de las especies, sino por el manejo integral del territorio que supone. Sobre todo ha sido especialmente útil para eliminar el veneno», aseguró.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ornitologia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s