Alerta por peligro de colapso en la Antártida

 

CAMBIO CLIMÁTICO | La plataforma de Ross se hundiría con cinco grados más

 

Alerta por peligro de colapso en la Antártida

 

 

 

La plataforma de Willkins el pasado 18 de enero cuando se hundió. (Foto: Reuters)

 

• La investigación asegura que esto ya ocurrió varias veces en el Plioceno

 

Gustavo Catalán Deus | Madrid

Actualizado miércoles 18/03/2009 20:20 horas

 

El cambio climático puede provocar el colapso de la plataforma de hielo del oeste de la Antártida, una gran extensión de hielo unida al continente blanco sobre el mar de Ross. Esto ocurriría –como ya ha sucedido en varias ocasiones en los últimos cinco millones de años– si la subida de la temperatura del mar es del orden de 5ºC, según publica hoy la revista Nature.

 

Los autores de la investigación, David Pollard, de la Universidad de Pennsilvania, y Robert DeConto, de la Universidad de Massachusetts (EEUU), aseguran en la misma que la plataforma de hielo de Ross está ya en una situación muy inestable y que cualquier cambio de temperatura, por pequeño que sea, puede causar «una rápida desintegración e incluso su colapso».

 

Los modelos informáticos que se han utilizado para hacer este cálculo han demostrado que un acontecimiento de estas características tendría consecuencias «catastróficas» sin precedentes para el mundo actual, aunque estas situaciones se han producido varias veces en los últimos cinco millones de años.

 

Para conocer estos acontecimiento han analizado isótopos de los sedimentos de debajo de la actual plataforma helada. Según estos análisis, el último colapso se produjo en algún momento del Plioceno (hace entre 3 y 5 millones de años), una era de temperaturas cálidas.

 

Los científicos elaboraron un modelo informático que simulaba, a partir de la experiencia conocida del Plioceno, las variaciones de la placa de hielo en un periodo de cinco millones de años. El resultado fue que la plataforma pasó de estar plenamente asentada en el continente a encontrarse en una situación cercana a su desaparición total en el equivalente a unos pocos miles de años.

 

Subidas catastróficas

 

Pollard y DeConto reconocen sus limitaciones para predecir cualquier ruptura parcial o total de la placa de hielo, al no conocer a fondo las variaciones experimentadas en el pasado geológico y los mecanismos subyacentes que condujeron a anteriores derrumbamientos. Por este motivo reclaman nuevas investigaciones que ayuden a comprender la dinámica del hielo en relación a la subida de las temperaturas.

 

«La caída, que no la fusión del hielo, puede acelerarse mucho con pequeñas variaciones de su temperatura. Como dicen los autores del estudio, ha habido casos de colapso del hielo a velocidades muy altas (a nivel geológico) en el pasado. Actualmente, si el mar antártico se calienta (como se está calentando en la península antártica occidental) unos 5ºC, lo más probable es que el hielo se derrumbe en el mar a marchas forzadas», afirma el catedrático de Física de la Universidad de Alcalá de Henares, Antonio Ruiz de Elvira.

 

«El derrumbe de la plataforma de hielo de toda la península significa cinco metros de subida del nivel del mar. Si esto ocurre en 1.000 años, en 100 años la subida sería de medio metro» añade el físico. «Y si se le suma la fusión de Groenlandia, de la tundra y la dilatación del mar por estar más caliente, nos lleva a subidas de nivel catastróficas; no dentro de 1.000 años, sino ya mismo», concluye.

 

Los sedimentos bajo Ross también han sido analizados en un estudio paralelo que publica Nature. Tim Naish, especialista en glaciares de la Universidad Victoria (Nueva Zelanda), afirma que hay evidencias de que la plataforma se derrumbó de manera periódica durante el Plioceno, y recuerda que en esa era los niveles de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera eran similares o algo superiores a los actuales.

 

La investigación buscaba hallar la relación entre los ciclos orbitales y el patrón de colapso de la plataforma de hielo de Ross. Este patrón sugiere que sí hubo una influencia de los ciclos de 40.000 años en la inclinación del eje rotacional de la Tierra durante el Plioceno, con los colapsos del hielo sucesivos.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medio ambiente. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s