El 35 por ciento de las rapaces que ingresan en el CERI se reinsertan al medio natural

 
El 35 por ciento de las rapaces que ingresan en el CERI se reinsertan al medio natural

EFE
Actualizado 10-03-2009 16:44 CET
Toledo.-  El 35 por ciento de las aproximadamente 600 rapaces que cada año ingresan en el Centro de Estudio de Rapaces Ibéricas (CERI) de Sevilleja de la Jara (Toledo) consigue reinsertarse en el medio natural. 
 
(EFE)
Momento de la suelta de dos ejemplares de buitres, un alimoche y un buitre negro, que han sido recuperados en el Centro de Estudios de Rapaces Ibéricas de Sevilleja de la Jara (Toledo).
El delegado provincial de Industria, Energía y Medio Ambiente, Tomás Villarrubia, ha hecho estas declaraciones antes de la puesta en libertad de un buitre negro y un alimoche, que han permanecido durante los últimos seis meses en el CERI.
El alimoche ingresó el 17 de septiembre de 2008 en el centro después de que un particular lo encontrara en un viñedo de Cabezamesada (Toledo) con una herida de bala en una de las alas y un problema grave de desnutrición y deshidratación.
En dicho centro se trató al animal de sus heridas y se corrigió el deficiente estado nutricional que padecía a través de una terapia dietética que hizo que el ave recuperara su estado nutricional normal a los seis días de su ingreso.
Posteriormente, fue introducido en una instalación de grandes dimensiones en las que compartía espacio con otras aves adultas de su misma especie, para asegurar que su condición psicológica fuese la adecuada, y se le instaló un transmisor para poder hacer un seguimiento del ave tras su liberación.
Por otro lado, el buitre negro ingresó en el centro el 28 de septiembre de 2008 tras ser localizado en Ocaña, incapaz de volar.
En Sevilleja le fue diagnosticada una "desnutrición por inexperiencia" debido a la inmadurez del animal, y una úlcera profunda en el ojo derecho.
En el centro se procedió a realizar una rehidratación y un aporte de vitaminas y aminoácidos durante una semana, hasta que recuperó su condición física normal y comenzó su rehabilitación.
Según ha afirmado la bióloga que le ha atendido, Pilar Cervera, la mejoría de este segundo ejemplar "ha sido bastante más lenta", puesto que hasta tres meses después de ingresar en el CERI, el animal no empezó a realizar sus primeros vuelos.
A la liberación de estas dos rapaces en el municipio toledano de Las Ventas con Peña Aguilera han asistido miembros de la corporación municipal, así como trabajadores del CERI toledano, guardias forestales y alumnos del colegio de Las Ventas con Peña Aguilera.
Según ha señalado a Efe el encargado del CERI, Francisco Juárez, los principales peligros a los que se enfrentan las aves en la región son los tendidos eléctricos, venenos, cebos envenenados, vallados cinegéticos, disparos de cazadores y desnutrición y deshidratación.
Según las estimaciones del delegado de Medio Ambiente, en Castilla-La Mancha hay 1.800 buitres negros y 300 alimoches, y ambas son especies "protegidas" en el Catálogo Nacional de especies amenazadas.

 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ornitologia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s