Preocupación argentina por el proyecto brasileño de una nueva represa en el río Iguazú

 
Preocupación argentina por el proyecto brasileño de una nueva represa en el río Iguazú

 
 
Buenos Aires, 6 de marzo 2009 (EFE).- Argentina está preocupada por el impacto que tendrá un proyecto para construir en Brasil una nueva represa sobre el río Iguazú, aguas arriba de los parques nacionales que protegen las Cataratas del Iguazú, dijeron hoy a Efe fuentes oficiales.
"Con eso se sumaría un nuevo cierre al río, un nuevo problema que afecta a la biodiversidad de la costa del río y de la selva paranaense", dijo hoy a Efe Daniel Crosta, intendente del Parque Nacional Iguazú (Argentina).
En enero pasado, el embajador argentino en Brasilia, Juan Pablo Lohle, remitió al Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva un pedido de informes sobre el proyecto para la construcción de la central eléctrica Baixo Iguazú, según fuentes diplomáticas citadas por el diario La Nación, de Buenos Aires, en su edición de hoy.
El dique de la central estará ubicado a unos 90 kilómetros aguas arriba de las Cataratas, recurso natural custodiado por dos parques naturales, uno de Brasil y otro de Argentina, y destino turístico que el año pasado fue visitado por algo más de un millón de personas.
La represa comenzará a ser construida dentro de seis meses por la empresa brasileña Neoenergia, en el municipio Leónidas Márquez, en el estado brasileño de Paraná, y las obras estarían concluidas para mediados de 2011.
El emplazamiento de la represa en el proyecto original estaba a unos 200 metros del límite exterior del Parque Nacional Foz do Iguaçú (Brasil), por lo que el Gobierno de ese país introdujo cambios para que el dique sea construido en una zona más alejada de la reserva.
Brasil no está obligado a pedir autorización a Argentina para poner en marcha un proyecto de esta envergadura, ya que no existen convenios bilaterales sobre el uso compartido del río Iguazú, cuyos últimos 100 kilómetros antes de su desembocadura en el río Paraná marcan la frontera común entre los dos países.
Crosta señaló que el régimen del río Iguazú ya está afectado porque Brasil ha construido siete represas sobre este recurso fluvial, cinco para generar energía y dos para riego.
El intendente del parque nacional argentino explicó que el cauce del río tiene subidas y bajadas en el nivel del agua "muy frecuentes, incluso diarias".
"Hay días que llegamos para abrir el parque y nos encontramos con que no podemos autorizar el cruce de turistas en bote a la isla San Martín porque el nivel del agua está o muy bajo o muy alto. Estas cosas antes, cuando no había tantas represas sobre el río, no pasaban porque había un régimen natural, que variaba por las lluvias", se lamentó.

 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medio ambiente. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s