El 60% de los alérgicos a sus mascotas no se desprenden de ellas aunque se lo digan

 
El 60% de los alérgicos a sus mascotas no se desprenden de ellas aunque se lo digan

AGENCIAS. 19.02.2009 – 20:33h

La alergía a los gatos es de las más frecuentes.
Las alergias a animales más frecuentes son a los gatos y perros.
La reacción puede tardar en desarrollarse varios años.
Se diagnostican alergias a serpientes, iguanas, ardillas y hurones.
El 60% de los pacientes alérgicos a sus mascotas no se desprenden de ellas, ni siquiera después de que los especialistas se lo recomienden para evitar los síntomas y mejorar su estado de salud, según el presidente de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), Tomás Chivato.
La mejor solución es evitar totalmente el contacto y la convivencia con el animal

Desde el punto de vista del tratamiento de las enfermedades alérgicas producidas por alérgenos de origen animal, la mejor solución es evitar totalmente el contacto y la convivencia con el animal en cuestión.

Sin embargo, esta solución a menudo no es la más acertada porque se pueden crear "problemas de tipo sentimental" que desemboquen en situaciones "conflictivas y dolorosas", comenta este experto.

Las alergias a animales más frecuentes son a los gatos y perros, pero también se produce por el contacto con hámsteres, ratones, cobayas, pájaros, caballos y aves de corral.

La moda de las mascotas exóticas está teniendo consecuencias inesperadas.
En este sentido, el contacto con especies a las que no estamos habituados puede provocar la aparición de nuevas alergias.
En España, los médicos están diagnosticando alergias provocadas por serpientes, iguanas, ardillas y hurones. "La mayoría de la gente asocia las alergias con animales de pelo y no con reptiles", explica el doctor Chivato. "Sin embargo, ya se han publicado estudios que demuestran, por ejemplo, alergia y asma causados por una iguana", apunta.
La causa real de la alergia a los animales son las proteínas que se desprenden al ambiente a través de las escamas de la piel, la saliva o la orina de estos animales, y se depositan en las superficies con las que contactan. La alergia a los animales puede tardar en desarrollarse varios años, y pueden producirse síntomas hasta seis meses o más después de dejar de tener contacto con el animal.
Las alfombras y los muebles pueden retener cantidades relevantes de alérgeno, por lo que estos alérgenos pueden permanecer en el ambiente varios meses después de que el animal haya salido de la casa.

 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Animales. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s