Tras la ruta de pájaros cantores

 

Tras la ruta de pájaros cantores

 

María Elena Navas
BBC Ciencia

Viernes, 13 de febrero de 2009 – 22:57 GMT

 

 

Los pájaros volaron más de 500 kilómetros cada día, casi tres veces más de lo que se creía.

Por primera vez científicos lograron seguir la ruta de migración desde el norte al sur del continente americano de dos especies de pájaros cantores.

Los investigadores colocaron etiquetas electrónicas a tordos del bosque (Hylocichla mustelina) y martines azules (Progne subis) antes de que comenzaran su viaje en el noreste de Estados Unidos.

Y la información que recuperaron de los aparatos cuando los pájaros regresaron los dejó sorprendidos.

Descubrieron que éstos vuelan tres veces más rápido de lo que se pensaba y que pueden recorrer más de 500 kilómetros al día.

Rastreo único

El estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de York, en Toronto, Canadá, y publicado en la revista Science, es el primero que logra seguir la trayectoria de migración de ida y vuelta de estas aves.

"Es un estudio muy novedoso" dijo a BBC Ciencia Mauricio Álvarez, ornitólogo del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, en Colombia.

"Y abre una puerta para futuros estudios que nos podrán dar mucha información sobre migraciones locales y continentales de aves que normalmente migran en invierno y en verano", agregó.

Hasta ahora no había sido posible seguir la trayectoria de pájaros cantores, ya que por ser tan pequeños no se les podía colocar los aparatos convencionales de rastreo por satélite.

La nueva investigación fue posible gracias al desarrollo de dispositivos "geolocalizadores" -que las aves llevaban sujetos en una pequeña "mochila"- creados por el instituto británico British Antartic Survey.

Los investigadores canadienses colocaron dispositivos en 14 tordos del bosque y 20 martines azules en Pensilvania, durante la temporada de reproducción de 2007.

 

 Las aves llevaban un dispositivo geolocalizador que rastreó su trayecto.

Durante el siguiente verano, los científicos recuperaron los geolocalizadores de cinco tordos y dos martines azules.

Los dispositivos recuperados -que son sensibles a la luz- habían grabado el momento de salida y puesta de sol, lo que permitió a los científicos calcular las coordenadas de longitud y latitud de las aves.

Con esta información descubrieron que la migración de primavera de las aves fue seis veces más rápida que la trayectoria de otoño.

A uno de los martines azules le tomó 43 días llegar a su destino en Brasil. Sin embargo, sólo tardó 13 días en regresar a su colonia de reproducción en primavera.

"Me parece genial que el dispositivo que llevan las aves pueda medir la intensidad de luz para saber cuánto dura el día", expresó el ornitólogo colombiano.

"Y con eso se puede calcular la velocidad de viaje de las aves".

En efecto, la información recuperada mostró que los pájaros cubren una distancia mucho mayor que la que se pensaba.

Viaje con escalas

Los investigadores calcularon que los pájaros pueden volar más de 500 kilómetros cada día (antes se pensaba que sólo volaban unos 150 kilómetros).

Una de las razones por las que se cree hay una diferencia tan grande entre el tiempo de viaje de ida y el de regreso es porque los pájaros hacen escalas prolongadas cuando vuelan hacia el sur.

"Al parecer -afirmó Mauricio Álvarez- cuando salen en otoño las aves van parando en todos los bosques que van encontrando en su viaje hasta Brasil".

"Y de regreso llegan mucho más rápido quizás para aprovechar la arrancada de la primavera y empezar a reproducirse".

 

 El estudio fue posible gracias al geolocalizador desarrollado por el British Antartic Survey.

El estudio mostró que los martines azules pasaron hasta cuatro semanas en Yucatán, México antes de continuar hacia Brasil.

Y varios tordos descansaron en partes del sureste de Estados Unidos antes de volar sobre el Golfo de México.

Tal como señaló el ornitólogo "ésta es información muy novedosa que no conocíamos y creo que va a conducir al desarrollo de nuevas metodologías para seguir estudiando estas migraciones".

En efecto, esta tecnología de rastreo jugará un papel muy importante para predecir el impacto que tendrá en estas aves la pérdida de hábitat y el cambio climático.

Ambas especies de pájaros están consideradas en peligro de extinción y se ha visto en los últimos años una reducción sustancial en sus poblaciones.

"Este tipo de estudios nos ayudará a ubicar en el futuro los bosques por los que pasan y a ver el efecto que tiene la fragmentación de esos bosques en la conservación de las especies", expresó Mauricio Álvarez.

"Pero creo que lo más importante es que demuestra que la conservación de las especies no depende de las acciones directas de una sola localidad sino de toda la región, como en este caso, de toda América".

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ornitologia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s