Greenpeace ‘borra’ el hotel de El Algarrobico

Greenpeace ‘borra’ el hotel de El Algarrobico

ALMERÍA | Lo cubren con una tela gigante

 

Greenpeace ‘hace desaparecer’ el hotel de El Algarrobico y pide su derribo

Rosa M. Tristán | Almería

Actualizado jueves 12/02/2009 11:05 horas

 

Cerca de 60 activistas de Greenpeace comenzaron, a las 07.00 horas de la mañana, a cubrir con una inmensa lona verde, de más de 18.000 metros cuadrados, el Hotel El Algarrobico, una construcción que tiene una docena de pronunciamientos judiciales en contra y cuya expropiación ha sido paralizada por parte del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, según denuncia la organización.

"Queremos hacer desaparecer simbólicamente el hotel y devolver el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar el aspecto que nunca debió perder", señalaba una portavoz de Greenpeace durante la preparación de la acción de protesta.

Los participantes, llegados de toda España, e incluso desde Italia, han empezado a extender los rollos de tela desde la parte superior de la construcción y desde las terrazas intermedias, sujetándola con clavos para que no se los lleve el viento, alumbrados por linternas.

Están distribuidos en cinco equipos que van ocultando el edificio por zonas, mientras un grupo de escaladores, se encarga de esconder a la vista las torres y las zonas altas más inaccesibles.

Cuando el macrohotel, que cuenta con 21 plantas y 411 habitaciones, se convierta en una inmensa mancha verde, si el viento lo permite, colgarán una gigantesca pancarta de 370 metros cuadrados, una de las más grandes utilizadas hasta ahora por Greenpeace, para que sea visible a muchos metros mar adentro.

Con la desaparición visual de El Algarrobico, que se ha convertido en un símbolo del destrozo de la costa española, los ecologistas quieren poner de manifiesto la pasividad del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino en este asunto, tras la última sentencia,de septiembre de 2008.

En este fallo judicial, el Juzgado nº 2 de Almería declaraba nula la licencia municipal de obra para la construcción y apreciaba indicios de prevaricación de la Junta de Andalucía en este caso.

Tras conocer la sentencia, el Ministerio encargó a la Abogacía del Estado un informe sobre el proceso de expropiación que estaba en marcha, un documento al que ha tenido acceso Greenpeace y en el que se recomienda paralizar el proceso en aras de la eficacia administrativa.

Para la organización, la postura del Gobierno en este asunto va en contra del interés público y por ello exigen que el hotel sea demolido de forma inmediata y que la zona sea restaurada hasta recuperar su estado original.

Hay que recordar que El Algarrobico se sitúa en un paraje protegido y a 14 metros de la playa, cuando la Ley de Costas, de 1988, habla de una zona de servidumbre que supone una franja de 100 metros hasta el mar.

Su autorización y construcción, por parte de la empresa Azata del Sol, no ha estado exenta de irregularidades. Ya en 1988 se autorizó un Plan General de Urbanismo en el municipio de Carboneras en el que se autorizaba la obra, con el visto bueno de la Junta de Andalucía.

En años posteriores, la administración autonómica manipuló la cartografía de su propio Plan de Ordenación de Recursos Naturales para que la parcela en cuestión apareciera como urbanizable.

Finalmente, en el año 2003 la constructora lograba la licencia de obra por parte del Ayuntamiento, ahora anulada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, y comienzó a levantar el edificio. Dos años después, y ante las denuncias de irregularidades, la Junta volvía a recalificar el suelo del terreno, en este caso como degradado,

Pese a ello, en 2006, el mismo Juzgado de Almería paraliza las obras y meses después la entonces ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, pese a los enfrentamientos dentro de su propio partido, inicia el proceso de expropiación ahora paralizado.

No es la primera vez que Greenpeace protesta en El Algarrobico, pero ésta es, sin duda, la acción más espectacular: convertir en invisible una mole de cemento que ha transformado el paisaje de un pequeño pedazo de litoral que no ha sobrevivido pese a la Ley que lo protege.

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medio ambiente. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s