Aves amenazadas en España

Aves amenazadas en España

El 34% de las especies de aves en España sufre problemas de conservación, principalmente por la destrucción de su hábitat

Poder cambiar de sitio volando no sirve de mucho cuando todos los posibles destinos están deteriorándose o presentan peligrosas amenazas. El Libro Rojo de SEO/BirdLife señala que el 34% de las especies de aves en España padece problemas de conservación, debido a múltiples riesgos, provocados en su gran mayoría por el ser humano. Además, coincidiendo con la reciente celebración del Día de los Humedales, la organización conservacionista recuerda que este hábitat concentra la mayor cantidad de especies amenazadas, por lo que ha emprendido una campaña para que se cumplan las leyes de protección en estos entornos naturales.

  • Autor: Por ALEX FERNÁNDEZ MUERZA
  • Fecha de publicación: 5 de febrero de 2009

 

– Imagen: Wikipedia

 

El Libro Rojo asegura que 99 especies se encuentran en "En Peligro Crítico", "En Peligro" y "Vulnerable", categorías que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) marca como estado previo a la extinción. Por su parte, 32 especies están catalogadas como "Casi Amenazadas", por lo que si no se toman medidas especiales de conservación en los próximos años, su situación pasaría a las citadas categorías más preocupantes.

Los responsables del informe reconocen la falta de información para la adecuada evaluación de 25 especies candidatas, por lo que no descartan que algunas de éstas también puedan estar amenazadas. Asimismo, recuerdan que todas las comunidades autónomas tienen aves amenazadas en su territorio, aunque destacan las Islas Canarias por su alta concentración.

99 especies se encuentran en los estados previos a la extinción

Los casos de algunas especies son especialmente llamativos: el águila azor perdicera tiene menos de 1.500 individuos y un declive continuado superior al 20%; un 80% de los ejemplares jóvenes de águila imperial no consigue su paso a la población reproductora; la alondra ricoti se encuentra en peligro por la alta fragmentación de su área de ocupación; del arao común sólo se han registrado diez aves en los últimos años, una situación agravada más si cabe por la catástrofe del Prestige; la avutarda común ha sufrido una disminución poblacional superior al 30% a lo largo de parte de sus tres últimas generaciones; la cigüeña negra cuenta sólo con 320 parejas reproductoras; el milano real ha desaparecido en Canarias, y ha disminuido un 50% en Castilla y León, donde vivía la mitad de su población total (datos de 1994); el sisón común cuenta con una población de machos reproductores de entre 50.000 y 100.000, la mitad que a mediados de los 90; del urogallo cantábrico sólo quedan 1.650 ejemplares adultos; etc.

 


– Imagen: Wikipedia

 

No obstante, no todo son malas noticias: algunas especies han mejorado su situación, como el buitre negro, que ha pasado de tener 250 parejas a principios de los 70 a unas 1.400 en 2002; o el morlito común, que se había extinguido como reproductor y ahora cuenta con una población de entre 250 y 1.000 individuos maduros.

Para obtener una mayor información, SEO/BirdLife y la Fundación BBVA han publicado en Internet la enciclopedia de las aves, en la que, además de ofrecer una completa información sobre las 563 especies que habitan España, proponen los mejores lugares para su avistamiento.

Principales amenazas y soluciones

Los peligros que afectan a la supervivencia de las aves son numerosos (cada especie se ve afectada de forma importante por cinco amenazas de media), y casi todos ellos causados por el ser humano. La destrucción o pérdida de su hábitat, provocados por la expansión del urbanismo, las infraestructuras, la agricultura, o la deforestación, son la principal amenaza que sufren las aves en España, según los expertos de SEO/BirdLife. A cierta distancia, se encuentran las "molestias humanas": actividades de ocio, pescadores, excursionistas, turistas, circulación fuera de pistas (motoristas, todoterrenos), que inciden principalmente durante el periodo reproductor de las aves.

Cada especie se ve afectada de forma importante por cinco amenazas de media

Pero no son las únicas amenazas: el abandono o intensificación agrícola y ganadera, la competencia y depredación de especies introducidas, la caza insostenible o ilegal, las electrocutaciones o colisiones en tendidos eléctricos, la explotación forestal intensiva o inadecuada, la ausencia o la mala gestión del hábitat, la contaminación, los incendios, el uso del veneno, etc. son otros problemas a los que las aves tienen que enfrentarse.

Por otro lado, la legislación es un elemento en el que los expertos inciden especialmente: el 78% de las especies amenazadas presenta una protección legal inadecuada, si bien las que se encuentran en la categoría de mayor amenaza reciben una mejor protección.

 


– Imagen: Wikipedia

 

Para disminuir la incidencia de estas amenazas, los expertos de SEO/BirdLife recalcan la necesidad de aumentar la investigación aplicada a la conservación, ya que se cuenta con escasa información sobre la mayoría de las especies. Además de esta medida, también serían muy necesarias la protección efectiva de áreas prioritarias y sensibles, el aumento de los planes de conservación, las campañas de sensibilización, la restauración del hábitat, la persecución de las prácticas ilegales, la erradicación de las especies introducidas, el control de la contaminación, etc.

Los responsables del Libro Rojo señalan también una lista que ordena a las especies de mayor a menor prioridad de conservación, de manera que se puedan gestionar los esfuerzos más eficientemente. Así por ejemplo, la pardela balear, el águila imperial ibérica o el cernícalo primilla se encuentran entre las especies a las que se debería ofrecer una mayor atención.

Humedales, el hábitat en mayor peligro

El Día Mundial de los Humedales, celebrado este 2 de febrero, ha servido también para recordar que estos hábitats acuáticos concentran el mayor número de especies amenazadas. En este sentido, de las 15 especies de aves más amenazadas en España (descartando las aves marinas), seis son especies acuáticas: el águila pescadora, la cerceta pardilla, el tarro canelo, el avetoro común, la focha moruna y el porrón pardo.

Entre sus principales amenazas destaca la contaminación del agua y los sedimentos, la desecación excesiva de humedales, la gestión inadecuada del agua, la destrucción de su hábitat, la colmatación de humedales, la introducción de especies exóticas, las infraestructuras, los atropellos y colisiones, las electrocuciones, la caza y las molestias humanas.

Para combatir este problema concreto, los responsables de SEO/BirdLife han puesto en marcha la campaña "Alas sobre el Agua". Su objetivo es incidir en el cumplimiento de las leyes de protección de los humedales, como la Directiva Marco de Agua de la Unión Europea (UE) o el Convenio Ramsar, ratificado por España en 1982, que obliga a tener los humedales más importantes en un buen estado de conservación para 2015. En el caso de España, el Convenio considera 63 humedales "de Importancia Internacional".

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ornitologia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s