Las moléculas del animal más antiguo de la Tierra

BIOGEOQUÍMICA | Halladas en Omán

Las moléculas del animal más antiguo de la Tierra

Miguel G. Corral | Madrid

Actualizado miércoles 04/02/2009 19:05 horas

 

 

Estrato en el que hallaron las evidencias del animal más antiguo. | Nature

Los primeros animales que habitaron la Tierra no tenían huesos ni conchas. Por lo que se sabe hasta la fecha eran un grupo de especies de esponjas marinas, enmarcadas dentro de la conocida como fauna de Ediacara (en honor al primer yacimiento de estos organismos que se descubrió en las colinas del mismo nombre, en Australia) y pertenecientes a las extintas Demosponjas. Al contrario que las especies actuales, ni siquiera tenían los esqueletos minerales, o espículas, cuyas espectaculares formas geométricas han hecho célebres a estos animales.

Por todo ello, acceder al registro fósil de estas formas de vida se antoja más complicado que el simple encuentro de unos huesos fosilizados. Hasta ahora los científicos situaban la aparición del que es el animal más antiguo hace 365 millones de años, después de una gran glaciación que da nombre al periodo Criogénico, en el Precámbrico. Una original investigación, publicada hoy en Nature y liderada por el científico de la Universidad de California Gordon D. Love, ha demostrado la presencia de estos animales antes del final del citado periodo glacial.

«Las aguas poco profundas de las plataformas continentales de algunos océanos durante el final del Criogénico contenían suficiente oxígeno disuelto como para albergar metazoos [animales pluricelulares] 100 millones de años antes de la gran explosión de vida del Cámbrico», asegura Love en el trabajo.

Debido a la ausencia de fósiles, los investigadores tuvieron que rastrear en una secuencia de estratos sedimentarios, situada en Omán y especialmente bien conservada, unas moléculas derivadas de las membranas celulares de los seres vivos que permiten distinguir y clasificar el organismo del que proceden. Lo que encontraron fueron diferentes concentraciones de un esteroide con 30 átomos de carbono.

«La única fuente conocida de estos biomarcadores son las Demosponjas», señala Jochen J. Brocks, de la Universidad Nacional de Australia. Los científicos señalan la posibilidad de que la alimentación de estas esponjas pudieran afectar al ciclo de carbono marino lo suficiente como para dejar huella en el registro biogeoquímico del mar. «La identificación de todas estas señales promete revelar la aparición de nuestros ancestros animales más antiguos», apunta Brocks.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las moléculas del animal más antiguo de la Tierra

  1. Ezequiel dijo:

    Hay algo llamativo aquí. Estamos hablando de una época muy vasta en el plano espacio-temporal histórico, y este "detalle" de grandes cantidades de O2 disuelto en agua, no es para nada menor.Hoy está instalado el debate (¿?) entre un primer mundo biótico en un medio anóxico y un mundo emergente para el cual el O2 es esencial. Hay una corriente de biólogos que postulan hipótesis -bien fundada desde el aspecto bioquímico y bioclimático- acerca de un reemplazo gradual del contenido atmosférico debido a cambios en el comportamiento geológico, astronómico y bioquímico del planeta, hace más de 300 millones de años. Adjudican el crecimiento de la concentración de O2 atmosférico en las capas bajas e intermedias a una liberación de éste debida a procesos metabólicos de organismos adaptados a la "anoxia" para los cuales el O2 viene a ser una especie de veneno; con ello también explican o intentan explicar las causas de un incremento notorio y sostenido de las especies consumidoras de O2 en sus procesos respiratorios (metabólicos) y la paulatina y -¿definitiva?- extinción de los primeros.Ultimamente se les ha dado mucha difusión a trabajos de campo -impecables para mi gusto- realizados en ámbitos de marinos de profundidad e inclusive en ámbitos terrestres como el parque Yellowstone en América del norte. Todos ellos basados en la investigación de microorganismos cuyo hábitat son medios anóxicos (carencia casi total de oxígeno, como por ejemplo las profundidades del Mar Negro en la actualidad).Es un tema más que apasionante y, como ocurre siempre en este caso, tiene aspectos controvertidos y no-confirmados científicamente que nos inducen, no sólo a ser prudentes en cuanto a adaptación-evolución, sino también que nos llevan a buscar más y mejor información al respecto.Te felicito por las fuentes en las que basas la información y por la prudencia con la que publicas este material. Lamento no estar hoy por hoy disponiendo de todo el tiempo que hace 2 años disponía para estas cuestiones, pero estoy a tu disposición en cuanto a dialogar y difundir aspectos tan importantes, no sólo de la vida, sino también de nuestra vida, con suma relevancia en nuestra posición de cara al futuro, nuestro comportamiento como especie y nuestro comportamiento social.Un abrazo

  2. Ezequiel dijo:

    Cabe aclarar para aquellos lectores que puedan no estar suficientemente informados, que en procesos de fermentación de bebidas alcohólicas o alimentos (como el yogurt, por ejemplo), el límite de vida de los microorganismos depende, tanto de su crecimiento exponencial en función de tiempo, temperatura y acidez, como del crecimiento de concentración de "limitantes" de su acción bioquímica (por ejemplo la presencia del CO2, según el proceso). El ópitmo de fermentación no se sostiene sino que llega a un punto límite o crítico, dependiendo de los factores citados, para decaer rápidamente. Esto significa que los propios "deshechos" de los microorganismos son los que terminan matándolos y/o limitando su acción biológica, debido a la disminución de nutrientes (en general azúcares diversos) y el aumento de acidez-temperatura y sustancias de deshecho que en lugar de ser reutilizadas por éstos, resultan venenosas o limitantes inocuos para los mismos, llevando en primera instancia a un decaimiento en la tasa de reproducción en relación con las primeras etapas de la fermentación, y luego a la "desaparición" de los agentes biológicos en cuestión, por la combinación de factores (Medio inviable y falta de nutrientes).Es probable, según se desprende de las hipótesis comentadas, que algo semejante o al menos con cierto grado de semejanza, haya ocurrido con los orgnismos dependientes de medios anóxicos.De todos modos, y disculpándome por el abuso de extenderme demasiado en el comentario y de un modo bastante superficial de mi parte, me has instalado nuevamente la curiosidad al respecto, ya que en el último año no me he puesto al día con todos los trabajos al respecto y, tanto tu artículo, como la cuestión en si, han reavivado mi interés.Nuevamente, mil gracias. Miguel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s