Cotorra de Carolina – Conuropsis carolinensis

Cotorra de Carolina

Conuropsis carolinensis

 

Está extinguido, a pesar de lo que abundaba

 

 

 

Conuropsis carolinensis

 

La cotorra de Carolina constituye sin duda el más triste ejemplo de la ceguera del hombre. El encarnizamiento con que se ha exterminado a esta especie no tiene comparación, a no ser quizá con el exterminio de la paloma migradora.


La cotorra de Carolina era el único psitácido de los Estados Unidos. Abundaba en todos los estados del sur hacia 1800.


Era un ave muy sociable, que vivía en grupos numerosos y anidaba en colonias.


En Florida, una sola de estas colonias anidadoras, instalada en un bosque de cipreses, contaba con un millar de aves. Estos pequeños loros se desplazaban en vuelos inmensos para lanzarse sobre los huertos y los campos cultivados.


Esta marcada predilección por las cosechas les fue funesta. Los campesinos los detestaban y no dejaban de matarlos a miles siempre que tenían ocasión.

  

Sus restos eran luego vendidos y la floreciente industria de las plumas los consumía en gran cantidad. Muy rápidamente, el número de cotorra de Carolina decreció, hasta el punto de que ya se consideraba rara a esta ave hacia 1850.

En el sur, la cotorra de Carolina se contentaba con construir un nido al aire libre en las ramas de un árbol grande, pero, más al norte, anidaba preferentemente en los troncos huecos, o en los agujeros que él mismo cavaba con ayuda de su fuerte pico.

En aquella época, se conseguían fácilmente estos loros para criarlos en cautividad. La especie se reproducía bien en pajareras y no se puede por menos de deplorar que los parques zoológicos y los numerosos aficionados no pusieran más ahínco en conservarla.

 

Orden: Psittaciformes

Familia: Psittacidae

 

Conuropsis carolinensis  (Linneaus, 1758)

 

 

El fin del periquito solidario

El 21 de febrero de 1918 murió en su jaula del Zoo de Cincinnati ‘Incas’, el último periquito de las Carolinas, Conuropsis carolinensis. La última hembra, ‘Lady Jane’, había muerto un año antes. El periquito de las Carolinas era el único miembro de la familia de los loros y cacatúas originario de Norteamérica, y era un pájaro abundante y hermoso con su cabeza amarilla y rojiza.

Abundante, claro está, antes de la llegada de los colonos europeos. Se alimentaba fundamentalmente de ‘arrancamoños’, una planta que parasita los campos de cultivo, por lo cual los agricultores consideraban plaga al pájaro y lo mataban, aunque en realidad les favorecía. Extremadamente gregario, el periquito de las Carolinas compartía además una característica con otros periquitos y cacatúas que lo hizo especialmente vulnerable a la depredación humana: era un pájaro solidario.

Cuando un miembro de una bandada era herido o muerto por cazadores, el resto de sus componentes invariablemente acudían a su lado con la aparente intención de socorrer o acompañar a los congéneres caídos.

Lo cual facilitaba sobremanera a los cazadores su tarea de matar más ejemplares… que atraían de nuevo a la bandada, y vuelta a empezar. El espectáculo era tan conmovedor que llegaba a descolocar incluso a curtidos cazadores profesionales. La masacre durante los siglos XVIII y XIX llegó a tales proporciones que en 1904 se vio en Florida el último ejemplar salvaje.

 

 

A pesar de que era un animal fácil de capturar y criar en cautividad no hubo un esfuerzo de recuperación digno de tal nombre; posiblemente las últimas y aisladas poblaciones cayeron víctimas de plagas transmitidas por aves domésticas.

Como la Paloma migratoria (Ectopistes migratorius), el Gallo de las praderas (Tympanuchus cupido cupido)y no pocas tribus indias, la combinación de la presión del hombre blanco y las enfermedades importadas al Nuevo Mundo acabó con el periquito de las Carolinas.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Ciencia, Especies extinguidas. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Cotorra de Carolina – Conuropsis carolinensis

  1. Ezequiel dijo:

    Permitime una crítica.Esto se viene dando desde que la vida apareció en la tierra, y hablamos de mucho más de 300 millones de años…No es extraño que por cambios diversos, especies invasoras produzcan grandes alteraciones en el medio de las autóctonas y, como una de las consecuencias, la extinción de especies "nativas". El "hombre blanco" o el "hombre negro" son sólo apreciaciones subjetivas de nuestro apresurado mundo moderno, que está más urgido por una cierta "militancia-ecológico-económica" que por hallar una solución cierta y concreta a los problemas ambientales que nos afectan, no sólo a los 6.000 millones de seres concientes, sino también a las demás especies vivas alrededor de las que, queramos o no, somos interdependientes en nuestra realidad sistémica.Más allá de esta brevísima crítica, respecto de poner el acento en lo "nocivo" de la llegada del "hombre blanco" (que es una denominación tan prejuiciosa e injustificada como la de "negro"), debo decirte que el artículo es estupendo y, si me permites, felicitarte por publicarlo y permitir que podamos, no sólo informarnos, sino también opinar al respecto.Un abrazo desde la Rapública Argentina

  2. JAMBLET dijo:

    me da tristeza por que la cotorra se llamaba igual que yo carolina

  3. perry dijo:

    que tristeLa cotorra de Carolina constituye sin duda el más triste ejemplo de la ceguera del hombre. El encarnizamiento con que se ha exterminado a esta especie no tiene comparación, a no ser quizá con el exterminio de la paloma migradora.

    La cotorra de Carolina era el único psitácido de los Estados Unidos. Abundaba en todos los estados del sur hacia 1800.

    Era un ave muy sociable, que vivía en grupos numerosos y anidaba en colonias.

    En Florida, una sola de estas colonias anidadoras, instalada en un bosque de cipreses, contaba con un millar de aves. Estos pequeños loros se desplazaban en vuelos inmensos para lanzarse sobre los huertos y los campos cultivados.

    Esta marcada predilección por las cosechas les fue funesta. Los campesinos los detestaban y no dejaban de matarlos a miles siempre que tenían ocasión.

  4. yanet dijo:

    que lastima me dan pobres es lo mismo que si lo mataran a ellos
    me da bronca

  5. yanet dijo:

    ese tal eze se hace el cientifico ii no sabe una mierda
    jaaajajajajajajjjajajaja

  6. Petruzki dijo:

    A mi me acaban de regalar un Loro muy parecido a ése O:

  7. Kristopher dijo:

    Creo que aunque sea de lo más triste que hay, la extinción es algo inevitable en estos días, y se estima con estudios cientificos, que tan solo el hecho de que el calentamiento global esté azotando el mundo, ya es razón de extinción para muchas especies únicas. La rana de darwin que es endémica de Chile se dió por extinta, dado que su ecosistema precisa de temperatuvas relativamente bajas y un ambiente húmedo y con sombra. Sin embargo, encontraron al rededor de 44 ejemplares vivos en la Octava Región del Bio-Bio, cerca de la ciudad de Concepción, este pequeño grupo de ranitas habían logrado adaptarse a tales cambios y buscaron la manera de sobrevivir hasta ahora. La vida se abre paso sola en estos casos. Si en algo tienen razón, es que el hombre debe aprender a tomar conciencia de todo lo que hace y que altera el mundo. Tengamos fe de que algún día la genética avanzará y podrá “resucitar” las especies que han muerto por nuestra culpa, así como lo intentaron con el Bucardo, que salió todo un exito su resucitación, aunque solo haya sido por 7 minutos.
    Los animales viven junto a nosotros en este mundo, y sin ellos, nosotros simplemente no podremos vivir.
    Fue necesario civilizar al hombre en su relación con el hombre. Ahora, es necesario civilizar al hombre en su relación con la naturaleza y los animales.

  8. Fer dijo:

    Ezaquiel pero qué mierda estás hablando, la cotorra se extinguió por causa directa del hombre blanco-negro-amarillo-marrón, me da igual. No es una extinción basada en un desastre natural, un cambio climático,etc no fué el puto ser humano el que asesinó a esta especie….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s