Los pepinos de mar poseen una sustancia anticancerígena

Los pepinos de mar poseen una sustancia anticancerígena

El descubrimiento, realizado por científicos argentinos, tendrá que someterse a numerosas pruebas de laboratorio para que pueda tener aplicación terapéutica en humanos

  • EFE
  • Buenos Aires

 

 

Descubren que los "pepinos de mar" poseen una sustancia anticancerígena

EFE Martes, 03 de febrero de 2009

Un equipo de científicos argentinos ha descubierto que una sustancia presente en los animales marinos conocidos como pepinos de mar tiene la capacidad de inhibir la proliferación de células cancerosas, según informa hoy la prensa local.

El compuesto ha sido hallado en el psolus patagonicus, una de las aproximadamente 1.200 especies conocidas de pepino de mar, parientes cercanos de las estrellas y los erizos que vagan por las profundidades alimentándose de los sedimentos oceánicos.

El descubrimiento ha sido fruto de un trabajo interdisciplinario financiado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas y la Universidad de Buenos Aires.

Una de las autoras de la investigación ha bautizado a la molécula como "triterpeno glucósido" (TG) tras comprobar su capacidad de inhibir la proliferación de células cancerosas obtenidas de tumores humanos de mama, hígado y pulmón.

Sin aplicación terapéutica de momento

El TG forma parte de los mecanismos de defensa del pepino de mar, que cuando se siente amenazado excreta algunas de sus vísceras para que el depredador se distraiga comiéndolas y, a su vez, expulsa la sustancia, tóxica para algunos peces.

Un inconveniente ampliamente conocido de los TG que se han obtenido hasta ahora de diferentes especies de pepinos de mar es que producen efectos dañinos a las células, sean normales o tumorales, lo que hace inviable su utilización farmacológica.

Los descubridores ha advertido de que, para que estas sustancias tengan aplicación terapéutica en seres humanos, queda un largo camino por recorrer. Todavía deberán hacerse numerosas pruebas en animales de laboratorio antes de que puedan ser autorizados ensayos clínicos.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s