El triste final de una elefanta de circo

El triste final de una elefanta de circo

Domingo 01 de Febrero de 2009 00:00 Paola Esteban C.

 

 

 

La elefanta Zugey llegó a la ciudad a mitad del año pasado como parte de la gira que el Circo de México realizó por Colombia.

 

 El Circo de México es propiedad de los hermanos Fuentes Gasca y Zugey, aunque sólo permanecía en exhibición, estaba en malas condiciones de sostenimiento. Al menos, así lo aseguran Adán y Ahura.

Por supuesto, los representantes del circo dicen lo contrario.

Como es usual, tan pronto avistaron al Circo, los defensores de animales alistaron sus pancartas, sus videos de toros muertos y animales torturados para plantarse frente al espectáculo y tratar de convencer al público de no entrar.

Sin embargo, el caso de la elefanta exacerbó aún más los ánimos de los ambientalistas.

Los líderes de Ahura,  Catalina Fernández y Adan, Orlando Beltrán, demuestran con fotos, videos y testimonios, que la elefanta tenía las orejas rotas, estaba amarrada de las dos patas, sin agua o comida suficiente y en medio de una celda electrificada.  

Además, señalan que la elefanta se mecía de un lado a otro, cansada del reflector de luz que el circo encendía en el momento de la exhibición.

En una de las grabaciones hechas por los defensores de animales, un padre de familia le explica a su hijo que la razón de este movimiento de la elefanta es ahuyentar a los moscos. Pero la razón científica es otra.  

El bamboleo, señaló el veterinario de Ahura, Miguel Reyes (quien falleció recientemente), es signo del estrés del animal, al estar fuera de su hábitat.
Hasta este momento, las autoridades y la comunidad bumanguesa sólo veían protestando al mismo hombre enfurecido, Orlando Beltrán, -y a otros cuantos- durante las corridas de toros y otros eventos que involucran animales.

Pero el caso de la elefanta Zugey tomó ribetes de controversia cuando se publicó la noticia de que la otra atracción del circo, el canguro Rocky, había muerto.

“Al practicarse la respectiva autopsia se dictaminó que el animalito murió por neumonía bacteriana (con enfisema y líquido en los pulmones) y sin ninguna atención medica. Incluso dos días antes de su muerte fue obligado a salir a su última función estando gravemente enfermo y los asistentes dijeron que el canguro no realizó bien el acto y que no obedecía correctamente a su entrenador”, señala el grupo de Facebook Por la libertad de la elefanta del Circo de México. Circos sin animales, coordinado por Adriana Lucena Lizarazo, presidenta de Ahura.

¿Cómo saben qué dijeron los asistentes?
Algunos defensores de animales se han infiltrado en los circos para conocer de primera mano la forma en que los propietarios tratan a los animales.


El médico veterinario, funcionario del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, Marcelo Cepeda, quien práctico la necropsia, asegura que el animal murió por enfermedad y no por malos tratos.

El canguro murió el 11 de julio y lo que sigue a continuación es una serie de hechos frenéticos que culminaron cuando la elefanta salió del territorio santandereano.

Sólo hasta allí las organizaciones defensoras de los animales tuvieron información sobre Zugey.


De lo último que se enteraron, fue de su muerte.

1. Julio de 2008


El 14 de ese mes, Adan, en cabeza de Orlando Beltrán, presentó un derecho de petición a la Cdmb solicitando el decomiso de la elefanta al Circo de México.

Por supuesto, los defensores de los animales informaron a los medios de comunicación y con los ojos puestos en la corporación, Ludwing Mantilla citó a una rueda de prensa para entregar la feliz noticia de que la elefanta sería decomisada al Circo de México.

Sin embargo, y a pesar de su determinación, la Cdmb decidió que era la Inspección de Salud y Medio Ambiente la que tenía la obligación de determinar el destino de Zugey.

Recibida la petición de la corporación, la Inspección citó a los involucrados a una audiencia pública ese mismo día a las cinco y treinta de la tarde. “La audiencia fue de un momento a otro, nadie  la esperaba. Pero Orlando Beltrán estaba al tanto de todo y nos avisó. Nosotros  estábamos cerca al circo y llegamos justo a tiempo”, señala Catalina Fernández, integrante de Ahura.

En la audiencia estuvieron presentes el medico veterinario de Ahura, Miguel Reyes y Catalina Fernández, así como la   abogada de Adan, el representante legal del Circo y dos funcionarios de la Inspección de Salud y Medio Ambiente de la Alcaldía.  
 
El dictamen obtenido en esta oportunidad favoreció al Circo. “El circo sabía de la audiencia y obviamente limpiaron el lugar y le pusieron agua y comida”.
Al día siguiente, 16 de julio, la Inspección de Salud y Medio Ambiente devolvió el caso a la Cdmb.

“A raíz de este caso se logró un acuerdo municipal donde se prohíbe el ingreso de circos con animales a Bucaramanga. La inspección no tiene jurisdicción en este caso y es por esto que lo devolvimos a la Cdmb”, explica María Leonor Jaimes García, inspectora encargada de Salud y Medio Ambiente de la ciudad.
Orlando Beltrán instauró una acción de tutela contra la Inspección de Salud y Medio Ambiente por violación al debido proceso.

A la una de la tarde en la Cdmb, Orlando Beltrán, Elkin Briceño y Sandra Alvarado de Adan, se reunieron con Ludwing Mantilla y un equipo de abogados de la Cdmb para solicitarle que le adjudicara la custodia de la elefanta a dicha organización.

Adan asegura que contaba con los medios suficientes para mantener a la elefanta durante el proceso.

¿El lugar? El Parque El Portal.
A lo largo de esa tarde entraron y salieron abogados, representantes y veterinarios pero nada se consiguió. Al menos eso pareció en principio.

Los defensores de los derechos de los animales denuncian que esa misma noche, la Cdmb le otorgó de nuevo la custodia de la elefanta al Circo de México.

Vanguardia Liberal contactó a la Cdmb, pero la oficina de prensa de la corporación señaló que no dará declaraciones a la prensa, ya que el caso hace parte de un proceso jurídico que está en curso.

La noticia circuló por los medios de comunicación.


“A las nueve de la noche ya habían levantado todo el circo. La elefanta duró aquí unos días más, mientras se firmaba entre el circo y la Cdmb un acta donde se comprometían a hacer un pozo de lodo para que la elefanta se bañara, ponerle suficiente agua y comida y soltarle una pata para que se pudiera mover”, cuenta Diana Gómez, integrante de Ahura.

El circo partió para Cúcuta y allí, Corponorte era la entidad encargada de vigilar que los compromisos adquiridos para mejorar las condiciones de vida de la elefanta se cumplieran.  

2. Agosto, en Cúcuta

Como en una película, el viernes primero de agosto, Adriana Lucena, Orlando Beltrán, Diana Gómez y otros ambientalistas salieron a la una de la mañana para Cúcuta.

Desde las seis, los activistas estaban frente al circo, grabando videos, tomando fotos y recogiendo testimonios a las personas que hacían la fila para entrar.

Los ambientalistas se presentaron en Corponorte, con un derecho de petición que exigía a la corporación realizar una vista sorpresa al Circo.


Sandra Ordóñez, de la oficina de prensa de Corponorte, señala que ni el veterinario, ni los funcionarios fueron notificados de esta solicitud.

“El señor Beltrán llegó aquí e hizo un escándalo, no se dejó ni hablar. Si ese día no llegó el veterinario, debe ser porque estaba realizando un reconocimiento de zona. La Corporación tiene a su cargo 40 municipios”.

Orlando Beltrán niega las acusaciones de escándalo y asegura que aún no le han cumplido por completo un derecho de petición que envió a la entidad.


El domingo 3 de agosto, Ahura salió a marchar por las calles de Cúcuta, con una concurrida asistencia.

“En la noche organizamos una protesta frente al circo, de la misma manera que en Bucaramanga. Una señora que vivía en frente nos prestó la verja de su casa, pero 20 minutos después, inexplicablemente, se fue la luz en toda la cuadra. Únicamente en esa cuadra”, señala Diana Gómez.

El lunes, Corponorte realizó la visita correspondiente al Circo y de nuevo, la elefanta fue declarada en buenas condiciones.

El caso se enfrió porque los defensores de los derechos de los animales debían regresar a Bucaramanga, donde trabajan en sus respectivas profesiones.

 
Pero el 26 de agosto, Orlando Beltrán ganó la tutela, lo cual significaba que todo el proceso para retirarle la custodia de Zugey al Circo de México empezaba nuevamente.

3. El fin

La tradición del circo es rodar presentando su espectáculo. De hecho, los propietarios del circo deben estar acostumbrados a la polémica.


Vanguardia Liberal se comunicó con la abogada que representa al Circo de México, Silvia Stella Reyes Vásquez, quién señaló que las declaraciones de los ambientalistas son falsas.

“La elefanta nunca fue víctima de maltrato y sus condiciones de salud eran buenas, así está determinado en la Inspección de Salud”.

Pero el 3 de noviembre, cuando la elefanta se encontraba en estado de decomiso preventivo, murió.

Los defensores de los animales denuncian que Delio Orjuela, veterinario del Circo y quien realizó la necropsia, no informó a tiempo a las entidades oficiales del fallecimiento de Zugey.

“Hasta principios de este mes (enero) cuando estábamos esperando que ya se diera un fallo del caso, una persona del grupo de Facebook me escribió desde Ibagué y me dijo que la elefanta había muerto”, explica Catalina Fernández.

Según un informe de la Corporación Autónoma Regional del Tolima, la elefanta, acompañada de un camello, un babuino y un tigre cachorro, fueron enviados al zoológico Villa Lorena para que descansaran, por recomendación de Delio Orjuela.

“La elefanta murió de una afección cardiaca, como podría haberle sucedido a cualquier persona. Fue difícil determinarlo, además, porque en Colombia no se cuenta con los aparatos necesarios para hacerlo. Se le salió de las manos al circo, como a cualquiera pudo haberle sucedido”, asegura la abogada Silvia Stella Reyes Vásquez.

El 3 de diciembre falleció Zugey. El 9 de enero se supo la noticia en Bucaramanga y el proceso se dio por terminado.

Sin embargo, los defensores de los animales aseguran que continuarán luchando.

La abogada del Circo asegura que también lo hará.

La vida de Zugey estuvo marcada por sucesos trágicos. En 1999, Maggy, otra elefanta que compartía escenario con Zugey, estuvo a punto de ser asesinada por funcionarios del Circo de México, quienes trataban de defender a un domador, que fue aplastado por el ejemplar, según registros de Vanguardia en Valledupar.


Investigaciones posteriores demostraron que el entrenador apagaba cigarrillos en su cuerpo.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Animalistas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s