¿Por qué ocuparse de los animales en un desastre?

 

¿Por qué ocuparse de los animales en un desastre?

 

 

 

 

 

 

La WSPA protege el bienestar de animales en situación de desastre porque creemos que ellos pueden sufrir y sentir dolor. Nuestro trabajo beneficia a las víctimas humanas de los desastres, salvando sustentos rurales y compañeros queridos.  
 
En gran parte del mundo en vías de desarrollo, los animales y la gente tienen una estrecha relación. A menudo, las personas dependen totalmente de sus animales para cultivar la tierra y para proveer alimento y transporte. 
 
Según estadísticas de Naciones Unidas, aproximadamente un cuarto de los pobres del mundo tienen animales. Dentro de estas comunidades, los animales saludables son parte integral de: 
 
• Los trabajos y la economía.  
• La seguridad alimentaria.  
• La seguridad física.  
• La salud.  
• La cultura.  
 
Reconociendo esto, la WSPA trabaja para preparar a las comunidades para los efectos que los desastres pueden tener en sus animales y para minimizar el sufrimiento potencial.  

 

En caso de un desastre

 

Frecuentemente, los animales resultan desplazados o abandonados en zonas de desastre y padecen lesiones y enfermedades. El hambre y la deshidratación se convierten en aniquiladores. 
 
Pueden surgir conflictos entre animales y humanos -la limitación en la ayuda y la comida que se da después de un desastre puede hacer que no haya suficiente para sustentar a ambos. 
 
Si sus animales trabajadores resultan muertos, heridos o perdidos, los humanos pueden quedar sin fuentes de ingreso y sin forma alguna de reconstruir sus vidas.
 
Sin animales saludables, las personas no pueden desplazarse o tener una fuente duradera de ingresos. La pérdida de las mascotas puede aumentar la angustia de las personas.  

 

Ayudar a los animales ayuda a las personas

 

Salvar animales en situación de desastre reduce la necesidad de ayuda prolongada a las comunidades – ellos mantienen más capacidad de ser autosuficientes. 
 
Una asociación que hizo la WSPA en Jalalabad, Afganistán, redujo en un 85% la mortalidad en caballos y mulas. Esto salvó los trabajos y protegió el futuro financiero de las personas más pobres. 
 
Proteger a los animales puede ayudar a minimizar el impacto de los desastres sobre las comunidades pobres. No protegerlos puede empeorar las cosas.   

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Animalistas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s