El enorme despliegue de energía de las tortugas en su primera travesía marítima

 

El enorme despliegue de energía de las tortugas en su primera travesía marítima

 

 

La primera zambullida de las tortugas marinas recién salidas del cascarón es la más crítica de sus vidas. Teniendo que afrontar el reto de escabullirse de sus depredadores terrestres y aéreos antes de poder llegar a la orilla del mar, las pequeñas viajeras deben luego también evadir a los peces hambrientos que patrullan por las playas. Para las jóvenes crías salidas del cascarón en los cayos de la Gran Barrera de Coral (Australia), los riesgos son elevados: Tantas como el 30 por ciento de ellas morirán antes de alcanzar aguas más profundas y seguras. Pero ¿cuánto les cuesta a las tortugas, en términos de consumo energético, esta fuga para sobrevivir?

(NC&T) Curioso por conocer la respuesta, David Booth, de la Universidad de Queensland, decidió medir el consumo de oxígeno de estas tortugas acabadas de salir del cascarón, a medida que nadaban para salvar sus vidas.

Para ello interceptó a varias crías que avanzaban hacia la orilla, y las transportó a una estación de investigación, a cien metros de allí. Depositadas en un acuario en el que se podían medir diversos parámetros de la actividad de las tortugas, éstas se pusieron a nadar frenéticamente tan pronto como entraron en el agua.

Se midió su actividad a lo largo de las 18 horas que se pasaron nadando. Al principio, nadaban la mayor parte del tiempo con una técnica de alto empuje y gran esfuerzo. Pero según fue transcurriendo el tiempo, dedicaban menos rato a nadar de esa forma, y más a hacerlo con una técnica de menor esfuerzo y menor empuje.

La evolución de su actividad también se reflejó en la fuerza que ejercían. Comenzando con un empuje de 45 milinewtons, la fuerza de las nadadoras decayó rápidamente a 35 milinewtons durante la primera media hora, continuando este descenso más gradualmente durante las siguientes 10 horas, hasta equilibrarse en los 20 milinewtons después de transcurridas 12 horas desde que comenzaron a nadar.

Al analizar el consumo de oxígeno de las pequeñas tortugas, se comprobó que este consumo decrecía rápidamente durante la primera media hora, después disminuía con más lentitud y por último se estabilizaba después de unas 12 horas.

Calculando la cantidad de energía que las recién salidas del cascarón consumieron durante sus 18 horas de natación, David Booth se percató de que las tortugas poseían 10 veces más energía en sus restos de yema de huevo que lo que necesitaban para alcanzar un lugar seguro. De modo que las jóvenes tortugas no corrían el riesgo de quedarse sin energía antes de alcanzar la seguridad de las aguas distantes y profundas, y el investigador sospecha que probablemente pueden sobrevivir 14 días en mar abierto sin alimentarse.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:


http://www.scitech-news.com/ssn/index.php?option=com_content&view=article&id=785:cost-of-hatchling-turtles-dash-for-freedom&catid=49:zoology&Itemid=69

Lunes, 26 Enero, 2009 – 12:36

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Zoologia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s