Asombroso color rosa

 

Asombroso color rosa

 

 

 

La iguana rosada no fue vista por Darwin cuando visitó Galápagos en 1835.

 

Richard Black
BBC Ciencia

 

Martes, 6 de enero de 2009 – 07:00 GMT

 

Un espectacular tipo de iguana rosada de las Galápagos promete reescribir la historia evolutiva de esa familia de reptiles en las islas.

 

"Rosada" no fue vista por Darwin durante su visita en 1835, pero parece documentar uno de los acontecimientos más antiguos de diversidad de animales terrestres en el archipiélago.

 

En un artículo publicado en la revista "Proceedings" de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS por sus siglas en inglés), investigadores indicaron que "rosada" se diferenció de otras iguanas terrestres hace más de 5,7 millones de años.

 

Los científicos indicaron que menos de 100 de los animales aún existen.

 

Agentes del parque se percataron de la presencia de una variedad rosada de la iguana en el Volcán Wolf de la isla Isabela en 1986, pero no fue hasta 2000 que los científicos empezaron a examinarla.

 

Los estudios de Darwin en las Galápagos ofrecieron evidencia clave de la teoría de la evolución por selección natural, que planteó el investigador en su tomo de 1859 del Origen de las Especies.

 

Animales como pinzones y tortugas mostraron ligeros cambios de forma entre las islas, lo que lo llevó a concluir que habían evolucionado de forma diferente en ambientes distintos.

 

Sus viajes no llegaron hasta el Volcán Wolf, por lo que se perdió de la característica iguana rosada, que no ha sido encontrada fuera de este relativamente joven cráter.

 

Vidas separadas

 

Los investigadores han producido ahora varias series de evidencia que sugieren que en vez de ser una forma de la especie, "Conolophus subcristatus, rosada" debe ser considerada una especie por separado.

 

Las iguanas típicamente bajan la cabeza cuando se encuentran unas con otras, -una conducta considerada importante para marcar su territorio y cortejar- y "rosada" lo hace de una forma más compleja que la "subcristatus" de color amarillo u otras especies de las Galápagos, "Conolophus pallidus".

 

También tiene una forma de cresta diferente. Hay pocas señales de cruce entre la rosadas y la amarillas.

 

Y el análisis de ADN muestra que es mucho más diferente de las otras iguanas terrestres de lo que son entre ellas.

 

Eso significa que la línea que llevó a "subcristatus" y "pallidus" tiene que haberse diferenciado de la que llevó a "rosada" hace mucho tiempo, y que la separación entre "subcristatus" y "pallidus" ocurrió mucho después.

 

El trabajo de ADN marca la fecha de la diferenciación entre "rosada" y el resto en hace cerca de 5,7 millones de años, por lo que surge una nueva serie de preguntas.

 

"Hace 5,7 millones de años no existían ninguna de las islas occidentales del archipiélago", dijo Gabriele Gentile de la Universidad de Roma Tor Vergata, quien dirigió la investigación.

 

"Eso es un enigma, porque ahora solo habita una parte de Isabela que se formó hace menos de un millón de años", agregó a la BBC.

Incluso las partes más antiguas del archipiélago podrían tener menos de cinco millones de años.

 

La explicación podría ser que algunos volcanes que ahora están bajo el nivel del agua estuvieron por encima cuando llegaron las iguanas por primera vez, y esto permitió que algunas de las criaturas subieran a tierra y empezaran su propia evolución.

 

Análisis previos de ADN sugieren que las iguanas terrestres se separaron de sus contrapartes marinas hace unos 10 millones de años.

 

 

La rosada es muy distintas a otras iguanas encontradas en Galápagos.

 

Mundo pequeño

 

Cualquiera que sea su historia, el equipo del doctor Gentile cree que la población de "rosada" es tan pequeña que pone en peligro su supervivencia.

 

"Nuestros estudios indican que el tamaño de la población es muy pequeño", indicó.

 

"Sólo recolectamos 36 en dos años, y el año pasado un amplio equipo de investigación subió a Wolf y sólo encontró 10, y la mayoría de esas ya las habíamos marcado previamente".

 

Esos números convierten a "rosada" en una especie en peligro crítico de extinción, si en realidad es una especie separada de sus familiares amarillos.

El equipo del doctor Gentile prepara ahora una descripción formal del animal, y pedirá a la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica, el cuerpo que toma decisiones al respecto, que la declare separada y distinta.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Nuevas especies descubiertas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s