ARCA denuncia la muerte de un lobo ayer en Peñarrubia

ARCA denuncia la muerte de un lobo ayer en Peñarrubia

 

[ARCA] [15/12/08 | 11:48 h.]

 

 

 

 

El lobo abatido

 

 

No hay motivos para que el lobo sea especie cinegética en Cantabria

La asociación ecologista ARCA denuncia que un lobo fue abatido ayer durante la celebración de una batida en el puerto de Las Llaves, en Peñarrubia, mientras que otro ejemplar pudo huir, en una nueva demostración de que la gestión de esta especie en Cantabria brilla por su ausencia y de que la consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad sigue sin querer afrontar un Plan de Gestión Integral que justifique las decisiones de control de la población que va adoptando.

Además el lobo puede también ser abatido indiscriminadamente en Cantabria durante todas las cacerías de jabalí de la Reserva Nacional de Caza de Saja y en las zonas de Caza Controlada de Valderredible o Valdeprado del Río, a lo que hay que sumar los ejemplares que son abatidos por determinados agentes de la propia consejería de Desarrollo Rural.

ARCA considera que el clientelismo político sigue estando detrás de muchas de las decisiones que se toman con relación al lobo y que no existen motivos técnicos, ni de orden ecológico ni económico, para que Cantabria mantenga este animal como especie cinegética, especialmente porque la comunidad autónoma no tiene población de lobos en sentido estricto, sino núcleos loberos integrados en una única población noroccidental ibérica que está considerada como "Casi Amenazada" en el Libro Rojo de Mamíferos de España.

Esto significa que el tamaño de la población de lobos no parece suficiente para garantizar su supervivencia a largo plazo y que cualquier política poblacional sólo es posible actuando de forma coordinada con Castilla y León, de donde proceden la mayoría de los lobos que pasan por nuestros montes.

ARCA no apuesta por que los lobos campen a sus anchas por Cantabria, sino que es partidaria de gestionar la población de lobos en su conjunto y ocasionalmente sobre ejemplares que hayan causado determinados daños a la cabaña ganadera, pero siempre al abrigo de un Plan de Gestión Integral que cuente con datos técnicos, transparencia y participación social, para finalmente establecer con agilidad las medidas preventivas y compensatorias necesarias en cada área territorial.

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Caza. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s