Perú quiere “deforestación cero”

Perú quiere "deforestación cero"

 

James Painter

BBC Mundo

 

Viernes, 5 de diciembre de 2008 – 21:51 GMT

 

El gobierno peruano dijo que la deforestación en su país -que alberga la cuarta superfície de bosque tropical del mundo después de Brasil, República Democrática del Congo e Indonesia- podría reducirse a cero en sólo diez años con la ayuda de fondos de gobiernos occidentales.

 

 

 

 El bosque amazónico cubre alrededor del 60% de territorio

 

Esta ambiciosa propuesta será presentada en la última ronda de la conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que tiene lugar en Poznan, Polonia.

 

Según el gobierno, más del 80% de los principales bosques de Perú podrían ser protegidos y salvados (el bosque amazónico cubre unas 70 millones de hectáreas, lo que representa aproximadamente un 60% de territorio peruano).

 

"No somos un país pobre que va a la conferencia de Poznan a mendigar", declaró a la BBC el ministro de Medio Ambiente de Perú, Antonio Brack, y agregó: "Somos un país importante con una vasta y valiosa superficie forestal".

 

La contribución peruana

Según Brack, su ministerio calculó que Perú necesita unos US$25 millones al año durante la próxima década para conservar y salvar al menos 54 millones de hectáreas de jungla, cifra que podría incrementarse a US$60 millones.

 

También informó que el gobierno peruano ya destina US$5 millones de dólares anuales a la conservación del bosque amazónico y que se propone recaudar US$20 millones anuales de la comunidad internacional.

 

"Así es como Perú contribuye a mitigar el cambio climático", dijo Brack.

 

Las cifras ofrecidas por el gobierno sugieren que en 2005 Perú perdió 150.000 hectáreas de bosque, aunque otras organizaciones dicen que el total podría elevarse a 250.000 hectáreas anuales.

 

La pérdida de superficie forestal es mucho mayor en Brasil, que en las últimas semanas ofreció datos según los cuales 12 millones de hectáreas de bosque tropical desaparecen al año.

 

Escepticismo

La deforestación tropical es la causa del 18% de emisiones de gas invernadero. Perú aporta menos del 1% de las emisiones mundiales, pero de acuerdo con el Fondo de Protección para la Naturaleza (WWF), la mitad de las emisiones de gas invernadero en Perú se debe a la deforestación.

 

 

 

Estas son las 4 categorías en las que Brack reparte las 54 millones de hectáreas que Perú quiere proteger:

 

17 millones de hectáreas de parques nacionales ya existentes

21 millones para desarrollo forestal sostenible

12 millones para los 42 grupos indígenas de Perú, unas 350.000 personas

5 millones para eco-turismo

 

 

Según Brack, Alemania ya se ha comprometido a donar unos US$5 millones a la conservación de parques naturales ya existentes, mientras que Holanda está interesada en financiar la superficie forestal destinada a grupos indígenas. El ministro también espera recibir fondos de Finlandia, Gran Bretaña y Japón.

 

WWF en Perú recibió la propuesta como una declaración de buenas intenciones, pero dijo que existen graves obstáculos para que el plan de "Deforestación cero" sea una realidad.

 

Fred Prins, vocero del fondo, comentó que la protección de esas 54 millones de hectáreas no está tan garantizada como parece.

 

Según Prins, asegurar en diez años la materialización de los planes de "Deforestación Cero" es un proyecto muy ambicioso teniendo en cuenta la expansión agrícola, los continuos movimientos migratorios, los proyectos para plantaciones y bio-combustibles, y los efectos de la construcción de nuevas carreteras.

 

Algunos escépticos han manifestado dudas sobre cómo un gobierno puede garantizar que los grupos indígenas se beneficien de estos programas sin que los fondos acaben en manos de funcionarios corruptos.

 

Brack afirmó que es necesaria una comunicación exhaustiva con los grupos indígenas, pero admitió que existen divisiones entre las organizaciones que los representan acerca de si entrar o no en negociaciones con el gobierno.

 

No sólo Perú

Otros países latinoamericanos han lanzado iniciativas similares en las vísperas de la Conferencia de Poznan.

 

Brasil, por ejemplo, anunció esta semana un plan que -con el respaldo de fondos internacionales- tiene como fin reducir la deforestación en un 70% a lo largo de los próximos diez años. Brasil abrió un fondo especial para el Amazonas para que otros países aporten más de US$20.000 millones a más tardar en 2021.

 

También esta semana, el gobierno mexicano afirmó que tenía la intención de crear un "Fondo Verde" internacional que contribuya con los programas medio ambientales de los países pobres.

 

Ecuador, que cuenta con un alto índice de deforestación, quiere evitar la exploración de potenciales reservas petroleras en un parque natural y por ello busca financiación alternativa para evitar la deforestación.

 

Algunos críticos han comentado que especialmente en tiempos de recesión económica mundial, la ayuda donada por los gobiernos occidentales no será suficiente como para causar un impacto significativo en la deforestación tropical.

 

 

 La jungla peruana cuenta con una bio-diversidad invaluable.

 

"De broma"

Perú, que cuenta con una gran diversidad de especies amazónicas, es particularmente vulnerable al cambio climático. El rápido derretimiento de los glaciares de las cimas andinas será, según algunos científicos, una seria amenaza para el abastecimiento de agua a las ciudades costeras durante la estación seca.

 

El ministerio de Medio Ambiente lleva en funcionamiento sólo desde mayo de este año. Su creación fue atribuida en gran medida a condiciones impuesta por Estados Unidos a cambio de firmar el Acuerdo de Libre Comercio.

 

Brack admite que su ministerio tiene que encontrar soluciones para una gran cantidad de problemas medio ambientales.

 

El ministro responsabiliza de buena parte de la deforestación a los granjeros andinos que emigran a las tierras amazónicas. La culpa también recae, según Brack, sobre la construcción de nuevas carreteras y la extracción de oro.

 

Pero Brack le resta importancia a los efectos en la deforestación de las numerosas compañías que extraen petróleo y gas, a las que sólo atribuye la tala de una pequeña parte de jungla.

 

El ministro de Medio Ambiente de Perú quiere también recaudar dinero para financiar un estricto cuerpo policial compuesto por 3.000 agentes que detengan la deforestación en las regiones más remotas del país.

 

"Ahora mismo contamos sólo con 61 agentes", dijo Brack a la BBC. "Es de broma".

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medio ambiente. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s