El doble juego de España en Poznan

El doble juego de España en Poznan

 

 

Una de las 200.000 figuras de plástico, que representan a 10.000 firmantes cada una de una iniciativa para frenar el cambio climático, dispuestas en una plaza de Poznan, Polonia. (Foto: AFP).

 

5 de diciembre de 2008.- Estamos en plena ebullición de negociaciones sobre el cambio climático. Delegaciones de todos los países se encuentran reunidas esta semana y la que viene en Poznan (Polonia) para discutir nuevos compromisos de reducción de emisiones a medio y largo plazo, más allá del alcance actual del Protocolo de Kioto, que llega hasta 2012. Sólo queda un año para cerrar un acuerdo que, para ser eficaz, debería comprometer a los países desarrollados a reducir sus emisiones en al menos un 30% para 2020 respecto a 1990.

Y al mismo tiempo, la Unión Europea está finalizando su propuesta estrella, el conocido como "paquete de energía y clima". Con este conjunto de medidas y objetivos sobre emisiones, renovables y eficiencia, la UE debe liderar al mundo. El acuerdo europeo lo tomarán los presidentes el 11 de diciembre.

Pero estamos indignados del doble juego de España en todo esto. Mientras desde Greenpeace aplaudimos la firme defensa que nuestro gobierno está haciendo de la directiva de energías renovables (que obligará a Europa a alcanzar un 20% de energía renovable para 2020), nuestros observadores que siguen de cerca las negociaciones (tanto las de Poznan como las de Bruselas), nos advierten de que España está bloqueando el acuerdo de la parte del "paquete" que reparte las reducciones de emisiones de cada país.

España, vergonzosamente, pretende que hasta un 65% del compromiso de reducción de emisiones se pueda cumplir mediante la compra de derechos baratos a contaminar, procedentes de proyectos realizados en los países empobrecidos. Y además, lleva días pretendiendo que, a cambio de poner dinero para proteger los bosques en esos países, los contaminadores reciban más derechos de emisión.

Estos y otros temas, tan complejos como trascendentes, se están negociando ahora mismo. Y sólo la atención de la opinión pública puede hacer que el 11 de diciembre haya un acuerdo decente. Hay mucha más información en www.timetolead.eu y desde ahí se puede exigir a nuestros representantes que lideren la lucha contra el cambio climático y que no lo dejen en manos de la industria.

Juan López de Uralde es director ejecutivo de Greenpeace.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Medio ambiente. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s