Jane Goodall denuncia los experimentos médicos ‘inútiles’ con animales

Jane Goodall denuncia los experimentos médicos ‘inútiles’ con animales

 

 

Otra manera de pensar

Estimados lectores:

Os escribo tras un recorrido que incluía Tanzania, Uganda, Sudáfrica y Congo, pero que he debido acortar debido a un pequeño accidente que afectó mi hombro y algunas costillas. Preparando ya mi próxima visita a España, deseo retomar un tema sobre el que debemos reflexionar, en relación con la ética y la protección de los derechos de los animales en general: el campo de la experimentación.

Nos han hecho pensar que la mayoría de los avances médicos son producto de la investigación con modelos animales. En realidad, un estudio minucioso del tema, incluyendo estudios de la historia de la medicina, ha demostrado que incontables avances han sido posibles debido a la observación clínica de pacientes humanos y a la investigación epidemiológica. Se han utilizado animales para probar los procedimientos y drogas sólo porque es exigido por la ley.

Las pruebas en animales frecuentemente no son útiles para hacer avanzar la medicina humana debido a diferencias con nuestra biología, incluso respecto de nuestros parientes biológicos más cercanos, los chimpancés, cuyo ADN difiere del nuestro por poco más del 1%. Por ejemplo, aunque el retrovirus para el VIH (1 y 2) vive en la sangre del chimpancé, estos son modelos pobres para comprender el VIH-Sida en humanos (ellos no desarrollan todos los síntomas del Sida).

Hay muchos ejemplos de productos que, aunque no hicieron daño a una variedad de animales que sirvieron como conejillos de Indias, fueron nocivos para las personas posteriormente. Al mismo tiempo, hay algunas drogas beneficiosas que en principio no fueron aplicadas a humanos porque hacían daño a los animales durante el período de test.

Mucho se ha hecho para desarrollar alternativas a la experimentación con animales, como por ejemplo cultivos de células, tejidos y órganos, simulaciones por ordenador, entre otras. Desafortunadamente, incluso cuando tales alternativas están disponibles, han demostrado ser más efectivas y eficientes a nivel de costo y han sido aprobadas por la agencia gubernamental responsable, muchos científicos son reticentes a usarlas. Después de todo, los técnicos y científicos han sido formados en procedimientos con animales. Y, además, la experimentación animal es un negocio de millones de euros.

Hoy día, los científicos buscan desesperadamente las causas y curas de enfermedades terribles tales como el mal de Parkinson (que afectó a mi madre) y la esclerosis múltiple. A medida que nos adentramos en el siglo XXI, debemos desarrollar otra manera de pensar.

La mayoría de los experimentadores afirman que siempre será necesario usar animales para ciertos procedimientos, pero que usarán los menos posibles y los tratarán de la mejor manera posible, dado que ahora comprenden el sufrimiento causado tan a menudo. Yo creo, en cambio, que deberíamos admitir que producir sufrimiento en seres sensibles es éticamente problemático, y que el maravilloso cerebro humano debería ponerse a trabajar en encontrar nuevas formas de probar y experimentar que no impliquen el uso de seres vivos sensibles.

El establishment científico debería alentar activamente tal tipo de investigación, deberían destinarse a ello más ayudas financieras, y deberían darse premios como el Nobel para recompensar tal labor. Es un objetivo que merece una gran inversión de energía e ingenio científico. Es un objetivo hacia el cual todas las naciones civilizadas deberían estar encaminadas.

La experimentación con animales

Estimados lectores:

Me encuentro ahora mismo en Dar es Salaam, Tanzania, con mis nietos, amigos y voluntarios del Instituto, y rodeada de animales variados, dos gatos, dos perros, uno de ellos un cachorrito, varias gallinas con un gallo y un par de pavos con polluelos. Estos momentos compartidos con mi familia y otros seres queridos, sean de la especie que sean, son tal vez, junto con los que paso en Gombe, los más felices de mi vida.

De hecho, estos momentos son muy escasos, quizás por ello también muy valiosos. Esta vez, he pasado por tres meses seguidos de conferencias, entrevistas, reuniones, galas, en hoteles, auditorios, escuelas, museos de historia natural, etc., viviendo con las maletas a cuestas. Ha sido un auténtico maratón por América. Al volver a Inglaterra, me esperaban más conferencias en Oxford y Edimburgo, luego sólo 5 días para ponerme al día hasta mi siguiente viaje a Tanzania vía Bélgica.

El paso por Bélgica, con un importantísimo encuentro en el Parlamento Europeo en Bruselas, tuvo un significado muy especial en relación precisamente con el respeto hacia esos otros seres con los que compartimos este pequeño planeta.

Como tal vez ya sabréis, se presentaron 150.000 firmas (en pesados fajos que también me tocó cargar) de ciudadanos europeos para proteger a los animales y terminar con su utilización en la investigación médica y científica, y para el testeo de productos en ellos.

La imposición de sufrimiento a seres que son capaces de sentir es éticamente problemático, y creo que el increíble cerebro humano debería ponerse a trabajar para encontrar nuevas formas de ensayo y experimentación que no supongan la utilización de la vida de otros seres. Las cosas parecen estar moviéndose en la buena dirección con el descubrimiento cada día de más y más alternativas innovadoras.

También fue magnífica la reunión del Euro Group, una coalición de grupos que defienden los derechos y el bienestar de los animales en todo el territorio de la Unión Europea. Fue estupendo verlos todos juntos, trabajando en los mismos proyectos. Estos dos días quedarán en mi recuerdo para siempre.

Aunque creo que ya lo mencioné en otro escrito, no cabe duda que en vuestro país existe todavía un caso muy triste en la granja de cría de monos en Camarles, destinados a la experimentación.

Es un caso bien conocido e inexplicable desde múltiples puntos de vista. La Fundación Altarriba, que dirige Luis Luque, ha estado luchando por el cierre de la misma, sin que haya habido una resolución favorable para los que realmente importan aquí, los monos.

Recordad: no estamos solos en este planeta. Y los demás seres vivos también sienten y sufren. Tenemos el deber de intentar cambiar la mentalidad de los que todavía lo niegan. Hay que actuar.

 

 

Esta entrada fue publicada en Animalistas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s